Publicado el

De Cine y Literatura 79

Los mundos de Coraline

De Cine y Literatura 79: Coraline

Los mundos de CoralineCoralineTítulo: Coraline

Autor: Neil Gaiman

Editorial: Salamandra

Páginas: 160

ISBN: 9788478885794

Película: Los mundos de Coraline (Título original: Coraline)

Año: 2009

País: EE.UU.

Director: Henry Selick

Duración: 101 min

Hay algo que siempre digo cuando hablo de Neil Gaiman y es que es una especie de dios bajado de los cielos para el disfrute de los mortales. No sólo por su adaptación de The Sandman, que también, sino además por todo el conjunto de su bibliografía, que ha dado a los lectores historias diferentes y que sólo él puede impregnar con ese sello que le caracterizara desde su primera publicación.

El caso de Coraline, vestida como una novela para adolescentes, es ese tipo de adaptaciones que en principio parecen muy fáciles, pero que tienen en su interior un caramelo envenenado. ¿Está la animación al servicio de la historia en todo su esplendor? En el caso de Henry Selick es así, y con creces. Adaptar una obra del autor es complicado. Están en juego muchos matices, muchas imágenes que en el libro aparecen fielmente detalladas pero que para llevar a la gran pantalla suponen una complicación añadida. Pero Coraline representa ese aspecto de la artesanía en el cine que provoca que el público se meta en la historia y que no se despegue hasta que no hayan aparecido los títulos de crédito.

No hay que engañarse, las historias de Neil Gaiman son siempre oscuras, tienen ese halo de cómo lo sombrío llega a nuestras vidas. Y decía antes que se había vestido a esta historia con el traje de “novela para adolescentes” cuando en realidad pueden disfrutar de ella también los adultos. Es una pena que, en su momento, cuando la campaña de distribución se hizo, toda la publicidad intentara reflejar que esta era una película de animación para jóvenes porque, a pesar de que la animación vaya casi siempre asociada para un público menos adulto, desde luego esta historia pasó más desapercibida precisamente por ella, y porque los adultos no se acercaron a las salas sin estar acompañados de sus pequeños. Y, reconozcámoslo, esta no es una historia para niños.

 

Trailer de la película:

 

 

Otros libros recomendados
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *