Categorías
Libros de literatura alemana Libros de literatura española e hispanoamericana Literatura negra y policíaca Reseña Rosa Ribas Sabine Hofmann Siruela

Don de lenguas

Don de lenguas, de Rosa Ribas y Sabine Hofmann

Don de lenguasHay libros a los que pareces estar destinado a leer. Muchos somos los que a la hora de elegir la próxima lectura dejamos a un lado lo verdaderamente importante, la historia misma, y nos guiamos por pequeños detalles como son una bonita portada, una encuadernación detallada o un aspecto de la sinopsis. Y esto es lo que me ha pasado a mí con Don de Lenguas.

Escoger una novela negra de Siruela es ir sobre seguro; calidad no falta, sin duda. Para colmo, viene recomendado por dos maestros como Domingo Villar (con un escueto “No lo duden, les va a gustar”) y Lorenzo Silva (que denomina a la novela como un “Original thriller filológico”), que hacen decantarse por este libro incluso al más profano en la materia. Y para terminar el trío de “pequeños detalles”, a una persona como yo, periodista y futuro filólogo, le pica la curiosidad saber cómo se las arreglarán una periodista y una filóloga para desenmarañar un crimen.

Y ahora que ya os he contado las razones por las que acabó Don de lenguas en mis manos, os contaré más detalles para que también acabe en las vuestras.

Don de lenguas es una novela escrita a cuatro manos, concretamente las de Rosa Ribas y Sabine Hofmann. De la primera ya había escuchado opiniones sobre sus libros, casi todas buenas, si bien de Sabine era la primera vez que oía hablar.  Esta unión hispano-alemana (tan de moda últimamente, aunque por otros motivos), da lugar a una novela negra diferente a las demás, pero igualmente enriquecedora.

El escenario elegido es de sobra conocido, pues son varias las novelas que sitúan su acción en la Barcelona de la década de los 50, con la maquinaria del régimen franquista perfectamente engrasada, y la temida censura campando a sus anchas por los diversos medios de comunicación.

En 1952, la ciudad Condal se estremece con el asesinato de Mariona Sobrerroca, viuda de la alta sociedad barcelonesa. Un Congreso Eucarístico se va a celebrar en la ciudad, y las autoridades tienen que cerrar cuanto antes la resolución del macabro suceso, mostrando a los ojos del mundo la alta efectividad del Régimen. Ana Martí, una joven periodista de La Vanguardia, será la encargada de cubrir el caso, asignado al inspector de policía Isidoro Castro, cuyos métodos chocarán con la forma de trabajar de la periodista. Es por eso que nuestra protagonista acude en ayuda de un familiar, Beatriz Noguer, filóloga con ideas algo revolucionarias para la época. Juntas, y gracias a unas misteriosas cartas, se alejarán de la versión oficial de los hechos, descubriendo que el caso es mucho más enrevesado de lo que intentan hacer creer los medios oficiales.

Si la novela negra se encuentra entre mis géneros favoritos, salpicar toda una historia con referencias literarias a Quevedo, el Quijote, el Libro de buen amor y varios más añaden a la lectura un plus de calidad y gusto, que sin duda hacen de Don de lenguas un libro altamente recomendable.

A diferencia de otras novelas del género, en Don de lenguas nos encontramos unos personajes y lugares mucho más definidos. Quizá la mano femenina de sus autoras sea la causa de una escritura mucho más detallista. Todos los sentimientos y gestos de los personajes son analizados, sin por ello hacer de la lectura algo lento y farragoso. El mundo policial, con sus imposiciones y corruptelas se contrapone a la investigación “freelance” que lleva a cabo la dupla Ana-Beatriz por la alta sociedad barcelonesa. Este contrapunto entre dos mundos tan distintos funciona a la perfección, dando como resultado una novela negra muy completa.

Por encontrarle algún “pero” al libro, diría que su inicio es algo disperso, pero una vez encarrilada la historia, el interés por la misma no para de crecer hasta las últimas páginas. Y una vez terminada esta novela, sólo me quedo con una duda. ¿Darán Rosa Ribas y Sabine Hofmann continuación a Don de Lenguas? ¿Volveremos a saber de Ana Martí? Parece ser que las dos autoras están por la labor. Yo mientras tanto cruzo los dedos, esperando un sí por respuesta.

@malagonc cesar@librosyliteratura.es

Por César Malagón

Soy periodista por vocación, lector por afición y documentalista por profesión. Pasé mi infancia con Astérix, mi adolescencia con Robin Cook y Stephen King, y mi juventud con Paul Auster y Haruki Murakami. Actualmente soy amante de la novela negra española y de la literatura de viajes, aunque suelo leer cualquier libro que caiga en mis manos, sea del género que sea.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *