Publicado el

Donde el corazón te lleve

donde el corazón te lleve

Donde el corazón te lleve, de Susanna Tamaro

donde el corazón te lleve

Una vez le pregunté a mis padres si tenían alguna teoría sobre porqué me gustaba tanto leer y escribir; ellos recordaron que, cuando niño, me compraban cada semana una historieta de Patoruzú, un famoso personaje de mi país, Argentina. Mi madre resaltó que, pese a sus más de sesenta páginas, yo tardaba siempre exactamente una hora y media en leerlo, tiempo en el que ella aprovechaba para descansar sus oídos ante las miles de preguntas sobre el mundo que mi curiosidad innata necesitaba satisfacer; mi padre, que destacó que nunca olvidará mis terribles enfados cuando alguna semana se olvidaba de comprarme la historieta, dejó caer, así como quien no quiere la cosa, un dato que de trivial no tenía nada; me contó que a su padre, mi abuelo, le encantaba escribir, que incluso tenía varios cuadernos con relatos y que, desgraciadamente, todo eso se había perdido en el tiempo; solo conservo, me dijo, una carta que me escribió, un día en que…

– ¿Dónde está? ¡Quiero leerla! ¡¿Cómo nunca me contaste nada!?

– Tiempo al tiempo, hijo. Vamos…

La carta era preciosa: una carilla y media dibujada con una excelente letra y un estilo antiguo que, viéndolo desde la actualidad, le otorgaba mucho interés. En realidad solo decía dos o tres cosas simples, pero a mí, que me encanta crearme ídolos, me bastaron para encontrar una respuesta a mi eterna pregunta; aunque solo tenía en mis manos una carta y supuestamente habían existido algunos cuadernos, eso me bastó para crear la leyenda de mi abuelo escritor y dar por concluida la duda de porqué me gusta tanto escribir.

Sin embargo, en los días posteriores, me la pasé insultando a mis familiares del pasado por no haber cuidado lo suficiente esos relatos; ¿Cómo puede ser que hayan sobrevivido inútiles muebles o utensilios de cocina y no algo tan valioso como aquellos textos? Muchas veces me encontré imaginando que los encontraba y que allí todo cerraría, que los aparentes textos de mi abuelo tendrían un estilo parecido al mío, que escribiría sobre aquellos temas que su nieto optaría por contar muchos años después, etcétera.

Pero todo se perdió en el tiempo, lo que se tuvo que guardar no se guardó, y por ende, todo aquello que él dijo en forma de escritos, (porque cuando escribimos siempre, o casi siempre, estamos diciendo cosas que pensamos, directa o indirectamente) no llegó al presente y se perdió vaya a saber donde. ¿Qué tendría para contar al futuro mi abuelo escritor?

A Olga, el personaje principal de Donde el corazón te lleve no le ocurrirá eso; viendo inminente el final de su vida, decide escribir una larga carta en la que le contará a su nieta todo aquello que, cosas de la vida, siempre calló o no dijo directamente o no convenía decir en su momento; ¿Qué esconderá esta anciana de noventa años en el fondo de su corazón? ¿Que historias nunca reveladas habrá vivido durante casi un siglo? ¿Quién es esta mujer que vive sola en su gran casa, apenas acompañada por Buck, el perro que compró junto a su nieta? Pero… ¿Por qué su nieta ya no está con ella? Y sobre todas las cosas ¿Porqué desde la primera carta notamos el desprecio de la joven hacia su abuela?

Susanna Tamaro, que solo en España vendió más de un millón de ejemplares de este libro, nos presenta un relato corto, de apenas 184 páginas en su formato de bolsillo, pero que sin embargo, como pueden apreciar en las preguntas de arriba, traen consigo una infinidad de temas, con una prosa fluida, suave y fácil de leer.

Ya desde el primer capítulo sentimos que la carta, que leeremos en primera persona, tiene un estilo triste, melancólico, pero a la vez esperanzador; los sucesos ocultos que derivaron en la partida de la nieta hacia América se nos irán desvelando en cada capítulo, con sus correspondientes explicaciones por parte de la abuela, que ahora recuerda todo desde la experiencia que le dio el paso del tiempo.

Entonces la carta deja de tener un solo destinatario, ya que a medida que pasan las páginas veremos como ya no solo se habla de la nieta, sino también de toda la generación, nieta, madre, abuela y sus relaciones matrimoniales y extra matrimoniales. Y, en una especie de auto análisis psicológico, la abuela irá comprendiendo el porqué de los porqué, las razones por las que los errores se repiten a lo largo del árbol genealógico, (tanto su nieta como su hija marcharon enfadadas, muchos accidentes mortales que no vale la pena desvelar se dieron en las mismas condiciones, etc.) para darse cuenta de que de alguna manera lo que intenta es hablar aquello que nunca se dijo en su momento, para intentar así que en el futuro los resultados no sean los mismos.

Cuando cerremos el libro no olvidaremos a Olga, esa abuela cursi, que todo lo compara con las cosas simples de la vida, que no entiende el psicoanálisis pero no hace otra cosa que descargar contando y que sobre toda las cosas sabe que pronto morirá, y solo desea que todos aquellos que nunca la escucharon (padres, marido, hija, nieta) puedan alguna vez volver a ella, gracias a los libros, una de las mejores maneras de mantenerse vivo.

11 comentarios en “Donde el corazón te lleve

  1. Qué bonita reseña Roberto y qué cálida. Me recuerda a mis momentos de lectora en la infancia y cómo los hábitos que tengo ahora nacieron hace tiempo.
    En cuanto al libro, creo que lleva a la reflexión y seguro que todas las familias se verán identificadas en algún tramo.
    Saludos!!

  2. Que pequeño gradísimo libro has elegido. Recuerdo que la expresión de mi rostro se dulcificó después de la lectura y una sonrisa emotiva y condescendiente me acompaño durante mucho tiempo. Incluso repetía una y otra vez el título a modo de mantra, en el italiano original por su sencillez y musicalidad
    Y en cuanto al post: sensacional y digno de formar parte del primer capítulo de un libro.
    Saludos.

  3. “Lo que no supimos decir nos dolerá eternamente y sólo el valor de un corazón abierto podrá liberarnos de esta congoja. Nuestros encuentros en la vida son un momento fugaz que debemos aprovechar con la verdad de la palabra y la sutileza de los sentimientos”. (Donde el corazón te lleve)
    Siempre me gustaron estas palabras desde que lo leí. Muy bonito el post.

  4. ¡Qué bonita tu historia personal! Que pena que no encontraras esos relatos de tu abuelo.
    Sobre el libro, este es de los que tengo pendiente de releer, porque me encantó, me emocionó mucho la lectura de esa carta de Olga a su nieta, pero ya hace muchos años que lo leí y muchas cosas las tengo difusas. Y como lo tengo en mi estantería, espero pronto darle esa relectura que se merece.
    Besotes!!!

  5. Geor, gracias por tus halagos; sin dudas, es un libro que te deja pensando en cuántas cosas uno podría decir y no dice… ¡encima se lee en un día!

  6. Interrobang, gracias por tu comentario; cuando uno lee este libro pone esa cara de media sonrisa, con ternura, mezclada con melancolía ¡Qué bueno que un autor pueda lograr eso!

    Ya pasaré a mirar tu blog!

    Saludos!

  7. Mabel: hermosas palabras las que resaltas; gracias por leer el post! Saludos!

  8. Margarita: lo que daría por esos textos de mi abuelo!! Pero bueno, al menos intentaré que mis humildes relatos lleguen a mis nietos (aunque tal vez ni quiera leerlos jajajaja)Lo lindo de tener libros en casa es que siempre nos esperan para que los releeamos a gusto! Saludos!

  9. Mirá si sabrás donde te lleva el cuore que hablás de Argentina estando en España, tendrá algo que ver esa curiosidad que de chiquito te inquietó-? Me encantó lo que escribiste, para cuando la reseña de tu libro?

  10. Martín, todo tiene que ver con todo… esos benditos “efectos” …. Gracias por tu comentario!

  11. Que bonita portada, que bonito título, que maravilla de contenido. Como me gustaría leerlo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *