Publicado el

El amor

el-amor

El amor, de Bastien Vivès

el-amor¿Sabéis lo que pienso del amor? Dejadme que me explique con sinceridad: el amor puede ser algo maravilloso, pero a la vez algo lo suficientemente cansino que es como si hubieras estado haciendo ejercicio durante mucho tiempo y al final tus músculos acaban agotándose; el amor puede servir como un camino de comunicación, pero también ser una conversación de besugos tal que al final no sabes dónde te has metido realmente y ya estás dando tu brazo a torcer por los siglos de los siglos (sin el amén de por medio); por último, el amor puede hacerte feliz, pero también puede hacerte desgraciado, pensando una y otra vez por qué te enamoraste de la persona equivocada, que te hace esperar a altas horas de la noche a decidirse por tal o por cual (poned lo que queráis a continuación, seguro que muchos sabréis hacerlo) para acabar durmiéndote en el sofá mientras tu cuello se resiente y ni siquiera lo guapa que se ha puesto tu pareja puede quitarte ese dolor de las cervicales. Eso puede ser el amor, ¿o a lo mejor me lo estoy tomando demasiado en serio?

Pasen y vean, entren y disfruten, de las historias cortas que aquí se relatan donde el amor es un bien preciado, tanto, que sería más cómodo guardarlo en una caja fuerte, y tirar la combinación al fondo del mar. Palabra de cerrajero en paro.

 

Bastien Vivès es una persona lista. Y lo digo con todos mis respetos, no hay atisbo de ironía en mis palabras. ¿Cómo si no podría haber ideado alguien un libro como éste en el que el amor aparece retratado en su máxima crudeza? Que conste que a mí las historias edulcoradas, en pequeñas dosis, me gustan, pero al final acabo encontrándolas como si me hubieran puesto una reposición ad eternum de una película de Meg Ryan por obligación. Es decir, que acabo prefiriendo algo sangriento a tanto corazón bailando al ritmo de una música de violines. Pero lo que aquí se nos ofrece no es nada de eso, sino la vida misma lectores. ¿Quién no ha pensado alguna vez que, después de una conversación con nuestra pareja, es imposible entenderla?, o, ¿quién no ha sabido, en algún momento, que si se pronunciaba alguna palabra maldita sin conocimiento, ya estaba el lío formado?. Y si me lo ponéis más fácil, ¿quién no se ha cagado alguna vez en su pareja, así, sin miramientos, por la sarta de barbaridades que ha soltado por la boca en vuestra última noche juntos? El amor es así amigos, ¿o qué os pensabais, que todo iba a ser de color de rosa?

En “El amor” nos encontramos con diferentes parejas que podrían no serlo, pero que lo son muy a su pesar. Conversaciones nocturnas, preguntas que no quieren respuesta pero que aun así aparecen, peleas entre sexo masculino y femenino (lo que quiera decir eso claro, que yo todavía no lo sé) y un sentimiento de que eso de que el amor mueve el mundo, no es exactamente como nos lo habían contado. Porque sí, a veces lo mueve, pero en la dirección contraria (y yo añado que si lo llego a saber, yo me quedo en mi casita, sentado con la manta, cual anciano ya curtido en años al que todo el mundo viene a pedir consejo). ¿Qué conclusión se saca? Que el humor nunca debe perderse, que tenemos que reírnos de nosotros mismos, de y con nuestra pareja, puesto que la risa es uno de esos pequeños placeres que todavía no tienen precio. O quizá algo de precio sí que tienen, pero qué queréis que os diga, yo lo pago encantado.

Es de ser maestro que alguien como Bastien Vivès tenga la capacidad de con unos trazos simples, condensar tan bien lo que significa el sentimiento universal de la literatura, trasladado así a lo bruto a la vida real. Porque chicos y chicas, especímenes de otro planeta, animales racionales e irracionales, piénsenlo bien: ¿si el amor puede ser varias cosas a la vez, por qué concentrarnos únicamente en lo negativo? Y como me digáis que en realidad es algo simplemente maravilloso, sé que me estaréis mintiendo, mintiendo como bellacos en una de esas refriegas de la era victoriana, en la que el honor de la amada era algo casi peor que la corrupción que vivimos hoy en día. Porque aunque a mí me encante el amor, aunque a mí me gusten las historias edulcoradas, no dejo de pensar, como bien se explica en este libro, que las historias de amor como las de Romeo y Julieta tenían su lado oscuro, o sino, ¿os creéis vosotros que él estaba encantado de tener que esperarla a ella durante horas, chupándose un frío invernal? Venga hombre…

2 comentarios en “El amor

  1. definitivamente yo amo estas historias
    te ponen lo pies en la tierra
    lo leeré n_n

    1. No te defraudará Alicia, los diálogos de las viñetas son tan reales que es imposible que no se dibuje una sonrisa irónica en nuestra cara! Espero que te guste!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *