Publicado el

El asiento del conductor

El asiento del conductor

El asiento del conductor de Muriel Spark

El asiento del conductorLlegué a Muriel Spark por un libro que todavía no leí. La nombraron y anoté su nombre porque la conocía pero no me había planteado leerla. Busqué sus libros y terminé agregando más de una de sus novelas a la lista de próximas lecturas. Sin embargo, tenía que elegir uno para conocer, finalmente, su forma de contar historias. El asiento del conductor de Muriel Spark, no sé porqué, terminó siendo el elegido.

Nos presentan a Lise de una manera peculiar. Una señora que está de compras, elige un vestido. Comienza una discusión sin sentido para el lector con la empleada y se va. Luego, combina el vestido con un saco que nadie jamás combinaría y eso mismo le dijo quien la asesoró en la tienda. A Lise no le importa y ese atuendo es el que elige para viajar.

El viaje de Lise al sur es la base de la narración por donde se desplaza Lise. Es que sabemos que ella, este excéntrico personaje, no volverá de esas vacaciones. ¿Y que le pasa a Lise, entonces? Es en esta seguidilla de sucesos desde que se sube al avión, baja del mismo, camina por las calles, se encuentra con otros extranjeros que vamos dándole forma al desenlace que, hasta último momento, no comprendemos.

Spark relata una desaparición con una narración de hechos cotidianos e insignificantes y que en realidad componen la trama oscura de una novela que se revela como desgarradora.  Una comedia trágica podría definir lo que encierra a este pequeño libro de esta autora.

Lise es un personaje que tiene ocurrencias que desde el inicio nos hacen reír. La historia pasa de lo gracioso a lo dramático, la tensión in crescendo nos hipnotiza para revelar el motivo de la desaparición de Lise.

Muriel Spark demuestra ser una escritora inteligente, capaz de manipular todos los elementos para estimularnos con una historia de diálogos y hechos cotidianos que se transforman en una burla y culminan en la majestuosidad para cerrar todas las dudas de una forma aterradora.

El cambio de climas en su novela es un elemento que me fascinó. Entiendo porqué Spark es reconocida por su sentido del humor que entretiene. La construcción de un personaje que se me hizo odioso al principio pero que no pude evitar querer, mientras evoluciona con su propia excentricidad.

A veces el azar nos permite seleccionar libros que luego agradecemos habernos encontrado. O autores de los cuáles hemos oído hablar pero que tienen una obra extensa que nos la hacen difícil elegir con cuál debutar. Y para empezar con Spark, su novela El asiento del conductor es una gran opción.

 

Rosario Arán (rosearan@librosyliteratura.es)

Tw: @rosearan

 

Un comentario en “El asiento del conductor

  1. No hay moraleja

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *