Publicado el

Fábulas 2: Edición de lujo

fábulas-2

Fábulas 2: Edición de Lujo, de Varios Autores

fábulas-2Personajes de las fábulas, todos los conocemos. ¿O a lo mejor estáis equivocados? Porque resulta que el Príncipe Encantador se casó con Blanca Nieves (que anda ligando por ahí con el Lobo Feroz mientras intenta matarlos una enajenada Ricitos de Oro), pero le puso los cuernos con Cenicienta, y ahora anda coqueteando con Zarza Rosa. Barba Azul, asesino de esposas, se ha convertido en un traidor al reino de las fábulas, y Caperucita Roja no es la niña tímida que todos conocíamos porque en realidad es una guerrera que se queda a luchar en una guerra a muerte. Y es que al final los personajes de los cuentos que nos habían contado, a los que todos creíamos conocer desde hace tanto tiempo, resulta que son personajes de carne y hueso, sí, sí, como tú y como yo, y aquí mismo os lo demuestro. Y si no me creéis, si os parece demasiado increíble como para creerlo, haced click para leer más y os enteraréis por qué las fábulas son más divertidas, mucho más, que lo que nos contaron cuando nos íbamos a dormir a la cama.

Historias para conocer a los personajes que nos siguieron, con miguitas de pan, a la cama, al sofá, y que nos acompañan a la vida adulta para hacernos ver que los cuentos de hadas, tienen mucho que ver con la realidad.

 

Fábulas, o ese gran cuento que todos debiéramos leer. Porque una cosa sí que tengo claro: a cada paso, a cada nueva historia, esta gran creación de Bill Willingham se va haciendo cada vez más interesante, más compleja, más divertida. A todo aquel que reniegue de las novelas gráficas, que crea que este mundo de viñetas y bocadillos de texto no está hecho para él, porque lo que él quiere es literatura de verdad le diré que está equivocado, que nunca lo estuvo tanto. Porque Fábulas puede ser muchas cosas, de hecho lo es, pero lo más importante es que es una novela de las de la vieja escuela, es una historia llena de muchas otras historias, que nos devuelve a los orígenes que todos conocemos y que nos enseña, de la mano de diferentes dibujantes y guionistas, que todo es posible en el mundo de la magia y la imaginación. Pero no, no os llevéis a equívoco, no estamos ante historias fáciles, no estamos ante historias edulcoradas en la que los protagonistas de los cuentos se pasean amablemente. Aquí hay venganza, hay traiciones, hay sangre, hay romance, hay mucha mala leche, y mucha ironía. Porque a cada paso que damos por sus páginas, nos encontramos intentando acordarnos de aquello que leímos, aquello que conocíamos de los antiguos cuentos. Y eso es una de las mayores alegrías que yo, humildemente, me puedo llevar como lector.

Si en la primera parte de esta recopilación de historias ya decía que todo el conjunto era un gran ejercicio narrativo, esta segunda parte resulta todavía mejor. No sólo por la labor en la creación de historias, que también, sino porque además se nota en sus imágenes una mayor profundidad, un mayor rodaje de la serie, y se agradece, porque si en los primeros números había algunos patinazos, en éste “Fábulas” el engranaje ha funcionado a la perfección conjugando técnica gráfica y narrativa a la perfección.

Y así llegamos al final. ¿Por qué tengo que leer Fábulas? A ver, dime, ¿eh? ¿Por qué? Pues por una sencilla razón, que todos me reconoceréis: porque en la literatura, sea de la forma que sea, y esté envuelta en la forma en la que esté envuelta, encontrarnos con relatos interesantes, con relatos que capten al lector en un juego de baile hipnotizador, es algo tan importante que sólo por eso, sólo porque eso es lo que sucede en este volumen, deberíamos contribuir en nuestra biblioteca a hacerle un hueco, pero no un hueco pequeño, sino uno de los grandes. Tan grande como lo puede ser la infancia que tuvimos hace mucho, mucho tiempo, en un país lejano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *