Categorías
Candaya Libros de literatura española e hispanoamericana Novelas Reseña Sergio Galarza

La librería quemada

La librería quemada, de Sergio Galarza

La librería quemadaCreo que hoy es el mejor día para confesarlo. Uno de mis sueños es trabajar como librero. Sé que no es un sueño muy diferente al de muchos otros, pues presupongo que bastantes de los que os pasáis a diario por aquí tenéis un sueño parecido al mío. ¿Que mejor forma que pasar tu jornada laboral rodeado de libros y de buenas historias?. A todas horas colocando las novedades, oliendo y palpando cientos de libros, y dando las mejores recomendaciones a los clientes que entran.

Y como me encantaría ser librero, me apena comprobar cómo las grandes cadenas de librerías, las que se comen la mayor parte del pastel, tienen cada vez menos esencia. Esa esencia se va perdiendo restando espacio a los libros y dejándoselo a material de papelería, a merchandising variopinto con regusto librero o a tazas de desayuno con mensajes ingeniosos.

Si tú también te sientes identificado con todo esto que te estoy contando, seguro que disfrutarás tanto como yo leyendo La librería quemada, la última novela de Sergio Galarza, que ya desde su sinopsis rezuma amor por los libros.

La librería quemada está formada por un amplio elenco de personajes, todos ellos trabajadores de La Gran Librería, situada en la Gran Vía madrileña, y que pese a su pseudónimo, todos se hacen una idea de la tienda a la que se refiere, esa en la que particularmente a mí me encanta perderme y disfrutar de ella cada vez que visito el centro de Madrid. Esos trabajadores están viviendo en sus propias carnes la crueldad de la crisis, esa que desmotiva y amedrenta por igual, y que pone en decadencia no solo a la empresa, sino a los que luchan por sacarla a flote.

Sergio Galarza conoce muy bien el mundo de las librerías, pues trabaja en una de esas grandes cadenas actualmente y es por tanto fácil adivinar que mucho de lo ficcionado en el libro tiene tintes de cruda realidad. La crítica y la ironía están presentes en todo momento en La librería quemada, siempre dosificadas en pequeñas dosis, consiguiendo una fluidez y un ritmo de lectura alto.

El catálogo de personajes es bastante variopinto, desde el trabajador más modoso al más histriónico; aunque todos tienen una cosa en común, que no es otra cosa que las heridas que la crisis y los despidos están haciendo en ellos, tanto en su vida interior como en su comportamiento para con el resto de compañeros y clientes. Vistos en su conjunto parecen una panda de perdedores, muchos de ellos tendentes al más trágico de los finales imaginables, pero aún así, no puedes más que encariñarte con muchos de ellos, y sufrir con sus desgracias.

Sergio Galarza es un nombre a tener muy en cuenta en el futuro. Con su novela hace un retrato realista de la dirección que está cogiendo la sociedad actual, donde el mercado laboral no te ayuda a superarte, sino que te enseña simple y llanamente a sobrevivir. Leyendo La librería quemada a más de uno se le quitarán las ganas de ser librero. Sin embargo, pese a la decadencia que impera en el sector, sigo con el gusanillo de intentarlo en alguna ocasión. Quién sabe, quizá acabe igual de escaldado que los protagonistas de esta historia…

@malagonc cesar@librosyliteratura.es

Por César Malagón

Soy periodista por vocación, lector por afición y documentalista por profesión. Pasé mi infancia con Astérix, mi adolescencia con Robin Cook y Stephen King, y mi juventud con Paul Auster y Haruki Murakami. Actualmente soy amante de la novela negra española y de la literatura de viajes, aunque suelo leer cualquier libro que caiga en mis manos, sea del género que sea.

2 respuestas a «La librería quemada»

Fíjate que a mí lo que me gustaría es trabajar en una biblioteca como recomendadora de libros, libros de hoy, y libros de ayer 😀 Pero tengo una amiga, profesora de Lengua y literatura, que sueña con jubilarse y poner una tienda de libros y ropa interior… Mejor no preguntar 😉

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *