Publicado el

La balsa de piedra

la balsa de piedra

La balsa de piedra, de José Saramago

la-balsa-de-piedra

Una persona me dijo un día que una mudanza física (de país, de casa) venía siempre acompañada de una mudanza interna. Se refería a que el cambio que se opera en una mudanza no es solo físico, de lugar, de habitación, de ciudad, sino (y tal vez sobre todo) personal. Uno cambia buscando más comodidad, alguna sala más grande, quizás un jardín para hacer asados, pero también, consciente o inconscientemente, una nueva forma de vida, un cambio de filosofía, un ritmo más tranquilo, una reformulación de la vida cotidiana. De eso va esta libro.

En La balsa de piedra, Saramago lleva esa metáfora al extremo, contando la historia de una supuesta separación de la península ibérica de Europa, por medio de un corte a lo largo de los Pirineos. España y Portugal, entonces, comienzan un viaje por medio del océano, cual balsa de piedra, que automáticamente generará una serie de consecuencias sociales, económicas, políticas y, lo más importante para el autor, personales que nos dejarán de regalo más de 400 páginas de buena literatura.

Joana Carda, Joaquim Sassa, Pedro Orce, José Anaiço, Maria Guavaira y un “endiablado” perro de nombre Constante serán los misteriosos y humanos personajes en los que se centrará el Nobel de Literatura para hacernos llegar sus propios pensamientos sobre la condición humana y sus críticas a un mundo al que considera egoísta. Mediante cada uno de ellos, Saramago contará su visión del mundo que le tocó vivir, con los ricos abandonando la península-isla a la primera de cambio, con EEUU tratando, a cada momento, de interceder siempre y cuando vea el negocio, con Europa dejando claro ese pensamiento que dice que ese continente termina en los Pirineos, con los gobiernos de cada país interviniendo más para causar problemas que para solucionarlos y con improvisación y la superstición como métodos para explicar esa ruptura…

Tal vez así debería haberse llamado este libro: La Ruptura. Esa ruptura que no es solo geológica, sino, menuda metáfora, un gran, fabuloso e interesante quiebre personal que cambiará la vida de los personajes que la componen.

Agregar más a, esta vez, breve reseña, estaría de más, porque no podría aportar más que lo que ya se dijo, porque los cambios internos de navegar en esta balsa de piedra se explican rápidamente, pero sus ecos resuenan más allá de la lectura, y eso es lo importante. No dejen pasar este viaje.

Roberto Maydana

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *