Publicado el

La Tienda de los Suicidas

La-tienda-de-los-suicidas

La Tienda de los Suicidas, de Jean Teulé

La-tienda-de-los-suicidas

 

Si hay algo que me gusta de la literatura es que aunque también existen campañas de publicidad y de marketing bastante agresivas para que leamos los best sellers de turno, el boca-oreja sigue siendo algo que funciona muy bien, es más, es lo que intentamos desde libros y literatura, hablaros de libros que creemos que os pueden gustar. Por lo tanto cuando un amigo me dijo no te voy a contar de que va éste libro, pero léelo porque te va a gustar, comencé la lectura con bastantes ganas y curiosidad.

La tienda de los suicidas” rebosa humor negro y mala leche en todas sus páginas, ya solo el planteamiento inicial lo dice todo, nos encontramos en un futuro indeterminado en el que el cambio climático y los acontecimientos políticos hacen que el suicidio sea considerado como algo habitual, ya que además es aceptado por las religiones predominantes del momento. Y como todos sabemos donde hay una oportunidad hay un posible negocio, así que la familia Tuvache lleva regentando durante años una pequeña tienda en la que se proporciona al cliente todo el material necesario para cumplir su cometido, su lema ya lo dice todo: “Su vida ha sido un fracaso. ¡Con nosotros, su muerte será un éxito!”. Pero su lúgubre y pesimista existencia se ve alterada con la llegada de su nuevo hijo Alan.

Es una tienda pequeña donde jamás entra un rayo de luz rosa y alegre. Desde el techo, unos tubos de neón iluminan a una señora de edad avanzada que se acerca a un cochecito de niño con un bebé dentro.

—¡Mire, sonríe!

Otra mujer más joven —la vendedora—, sentada junto a la ventana y frente a la caja registradora, donde está haciendo cuentas, replica indignada:

—¿Cómo? ¿Mi hijo sonreír? No, no, no sonríe. Debe de ser un pliegue de la boca. ¿Por qué iba a sonreír?

……..

La madre se ha quedado junto al cochecito, cuya cuna se mueve sola. El chirrido de los muelles se mezcla con unos balbuceos y unas risas que salen del interior del cochecito. De pie a ambos lados, los padres se miran hechos polvo:

—¡Mierda…!

Jean Teulé elige tratar uno de los temas más incómodos posibles de la manera más arriesgada, a través de la risa, para ello se vale de una estructura casi cinematográfica, con episodios muy cortos y utilizando un lenguaje sencillo y muy accesible, las anécdotas en la tienda tras la llegada de Alán se suceden una tras otra, permitiéndonos conocer a todos los integrantes de la familia. Los diálogos son rápidos y con mucha chispa, lo que permite que el libro no pierda ritmo en ningún momento y el autor nos va introduciendo poco a poco, casi sin que nos demos cuenta en la trama que va a ser la clave para el desarrollo de la historia, el enamoramiento de una de las hijas del matrimonio Tuvache, Marilyn, del guardia del cementerio.

Por el modo en el que está escrito y sus pocas páginas podría recordarnos a una novela infantil o juvenil, si no fuera porque el tema sobre el que trata no es que sea el más recomendado para niños precisamente, en mi opinión deberíamos tomárnoslo como un cuento para adultos, con un final que aunque llega de manera un tanto precipitado, puede gustar o disgustar pero estoy seguro que no va a dejar indiferente a nadie y hace que pienses en todo lo que has leído desde otro punto de vista.

En definitiva estamos ante una pequeña novela pero un gran descubrimiento que hace que nazca mi curiosidad por leer más de este autor y por la que le he dado las gracias sinceramente a mi amigo por su recomendación, y es que, no hay nada como la opinión de alguien que conoce tus gustos para guiarte a la hora de elegir tu próxima lectura.

Un comentario en “La Tienda de los Suicidas

  1. Lo apunto para próxima lectura… aunque la lista ya va siendo realmente extensa. Gracias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *