Publicado el

Era tan suave…

Era tan suave…, de José Luis Moro (con ilustraciones de Juan Díaz-Faes) Alguien se ha cargado al osito de Mimosín, cuyo cuerpo sin vida ha sido hallado hecho unos zorros después de una noche de fiesta con el Gigante Verde. Cualquier habitante de Marketinia, todos ellos mascotas publicitarias desterradas del mundo real por la crisis y las marcas blancas, puede ser sospechoso. La Vaca que ríe, el cocodrilo de Lacoste, el corderito de Norit e incluso la gaviota del PP serán investigados a fondo por Míster Proper (perdón, Don Limpio) y el capitán Pescanova en busca de la verdad… o de…

Lee la reseña completa

Publicado el

La Tienda de los Suicidas

La-tienda-de-los-suicidas

La Tienda de los Suicidas, de Jean Teulé   Si hay algo que me gusta de la literatura es que aunque también existen campañas de publicidad y de marketing bastante agresivas para que leamos los best sellers de turno, el boca-oreja sigue siendo algo que funciona muy bien, es más, es lo que intentamos desde libros y literatura, hablaros de libros que creemos que os pueden gustar. Por lo tanto cuando un amigo me dijo no te voy a contar de que va éste libro, pero léelo porque te va a gustar, comencé la lectura con bastantes ganas y curiosidad.…

Lee la reseña completa

Publicado el

Cordero

cordero

Cordero, de Christopher Moore Vuelvo de nuevo a Christopher Moore, como ya sabéis si leísteis la reseña de“Un trabajo muy sucio”, es uno de mis autores preferidos, conozco muy bien su estilo, esa mezcla de humor y literatura fantástica o sobrenatural, asi que cuando de repente veo que“Cordero”trata sobre la vida de Jesucristo no puedo evitar la sorpresa. Porque probablemente nos encontramos ante el libro más arriesgado de Moore, ya que sin perder sus habituales señas de identidad se adentra en una historia mucho más grande de lo habitual, como se suele decir, “La historia más grande jamás contada”. (más…)

Lee la reseña completa

Publicado el

España, decí alpiste

espaa-dec-alpiste

La argentinidad se nota cuando uno deja de vivir en ella; o sea… yo siempre tuve bien claro cómo somos los argentinos (o los habitantes de Buenos Aires, en mi caso) pero nunca lo tuve tan claro como desde que los veo y escucho a la distancia. Nunca fue tan evidente esa genial manera de ser que mezcla lo mejor y lo peor, que reúne ironía, inteligencia, soberbia, amor por los libros y una gran capacidad dialéctica. Siempre me río con una publicidad radial de un programa deportivo: en ella habla un español imitando el acento argentino y para decir…

Lee la reseña completa