Luz de febrero, de Elizabeth Strout

Luz de febrero

Olive Kitteridge ronda los setenta años. Se ha jubilado ya, aunque la mayoría de los habitantes de Crosby, Maine, la siguen recordando como la profesora férrea y cascarrabias que casi todos tuvieron que soportar en algún momento. Por eso muchos, su propio hijo entre ellos, se sorprenden de los avances en su relación con Jack Kennison, el único hombre capaz de “soportarla” tras la muerte de su marido Henry.
La historia entre los dos entretiene las conversaciones del pueblo una temporada, pero no se queda mucho tiempo en la memoria de nadie. Siempre hay de qué hablar. Está el asunto de los Ringrose y esa limpiadora, Kayley, y el extraño incendio que echa abajo la casa de los Larkin, con el pobre Roger Larkin dentro.… Leer la reseña completa del libro "Luz de febrero, de Elizabeth Strout" “Luz de febrero, de Elizabeth Strout”

No digas nada, de Patrick Radden Keefe

No digas nadaEstoy un poco harto de esa coletilla que se ha convertido en habitual a la hora de describir cierto tipo de libros de no ficción: “se lee como una novela de suspense”. John Banville, un autorazo, todo hay que decirlo, lo escribe en referencia a No digas nada en su cuarta de cubierta, y me parece del todo innecesario. ¿Hace falta que un ensayo, una crónica en este caso, se parezca a una novela para que nos resulte atrayente? ¿Tiene que ser ese su atractivo? Me van a perdonar la comparación, pero es como tener sexo imaginando a una persona distinta de aquella con la que estamos.… Leer la reseña completa del libro "No digas nada, de Patrick Radden Keefe" “No digas nada, de Patrick Radden Keefe”

La mujer de la falda violeta, de Natsuko Imamura

La mujer de la falda violetaCasi todos los días, la mujer de la falda violeta compra su bollo de crema y baja al parque. Se sienta en el mismo banco y come con deleite mientras los niños, para los que es toda una atracción, juegan a ver quién es el valiente que se acerca a tocarla fugazmente y luego salir corriendo. Desde lejos su apariencia engaña, podría pasar por una adolescente, pero de cerca las manchas de su piel y su pelo un poco grasiento denotan que es una mujer madura. Por lo demás, resulta todo un enigma. ¿No tiene amigas? ¿A qué se dedica? ¿Cómo se las arregla para pasar completamente inadvertida y, a la vez, para que todo el mundo en el barrio conozca de su existencia?… Leer la reseña completa del libro "La mujer de la falda violeta, de Natsuko Imamura" “La mujer de la falda violeta, de Natsuko Imamura”

Viaje a los confines del mundo, de Denis Johnson

Viaje a los confines del miundoAlmazuela es palabra tan desconocida del castellano que ni siquiera está en el diccionario. Al parecer viene del árabe almozala, cubrecama, y designa lo que en voz inglesa se llama patchwork. Un bonito arte nacido del aprovechamiento de los restos, de cuando nuestros antepasados eran rabiosamente ecológicos sin proponérselo, y que consiste en coser unos a otros recortes de telas, manteles, paños, hasta crear algo completamente nuevo con todos ellos. El resultado suelen ser unas colchas coloridas a más no poder, saturadas de combinaciones imposibles entre tejidos contiguos pero a la vez independientes.
Parte colección de crónicas periodísticas, parte diario de viaje, Viaje a los confines del mundo comienza con un fragmento sobre Liberia que se titula, de manera premonitoria, “Guerra civil en el infierno”.… Leer la reseña completa del libro "Viaje a los confines del mundo, de Denis Johnson" “Viaje a los confines del mundo, de Denis Johnson”

La muerte blanca, de Ragnar Jónasson

La muerte blancaHay un momento al principio de La muerte blanca en el que el protagonista, Ari Thor, desayuna pez lobo ante la mirada asqueada de su jefe. Un desayuno tradicional, dice, mientras comentan los detalles del asesinato que ha ocurrido en una población cercana. En la manera tan natural que tiene de situarnos en Islandia, en esa facilidad para ir incorporando algunos detalles “folclóricos” con los que enriquecer las escenas, está el gran valor de esta novela, la segunda de una serie de cinco (Islandia Negra) después de La sombra del miedo.
Ya asentado en Siglufjördur, al norte de la isla, Ari Thor comienza a cogerle el gusto al puesto de asistente de la policía local.… Leer la reseña completa del libro "La muerte blanca, de Ragnar Jónasson" “La muerte blanca, de Ragnar Jónasson”

Momentos estelares de la NFL, de Victor Hasbani

Momentos estelares de la NFL“Aquel que va a muerte es el que gana ese terreno, y sé que, si queda vida en mí, es porque aún quiero luchar y morir por esa pulgada. Porque vivir consiste en eso […] Y o nos curamos ahora como equipo o morimos como individuos”. En “Un domingo cualquiera”, la película por excelencia sobre fútbol americano, Tony D’Amato (Al Pacino) resume en cuatro minutos de discurso a su equipo los pilares de este deporte, y a la vez define aquello por lo que resulta tan valorado en Estados Unidos. Es la lucha, el trabajo, lo que hace prosperar en la vida, lo que se consigue poco a poco y con esfuerzo permanece, merece la pena.… Leer la reseña completa del libro "Momentos estelares de la NFL, de Victor Hasbani" “Momentos estelares de la NFL, de Victor Hasbani”

Ángeles rotos, de Richard Morgan

Ángeles rotosEmpezaré por reconocer que abandoné a la mitad la adaptación de Netflix de Carbono modificado. Para mí se centraba en lo menos interesante de la novela: la trama, y se dejaba por el camino la portentosa construcción del escenario que llevaba a cabo Richard Morgan. Sin embargo, y dado que sí que gustó en general, por lo menos ha tenido el positivo efecto colateral de rescatar en medio mundo la trilogía protagonizada por Takeshi Kovacs, ese mercenario-justiciero que va saltando de funda en funda en un futuro neoliberal que tiene tanto de cielo como de infierno. Y eso nos ha traído, por ende, una edición casi de lujo de Ángeles rotos, la segunda entrega que firmó Morgan allá por 2003 y que permanecía inédita hasta el momento en castellano.… Leer la reseña completa del libro "Ángeles rotos, de Richard Morgan" “Ángeles rotos, de Richard Morgan”

La escuela poética de Nueva York

La escuela poética de Nueva YorkSe conoce como “escuela poética de Nueva York” a un grupo de poetas estadounidenses asociado a su vez a un grupo de artistas plásticos de los años 50 y 60 del siglo XX. Robert Motherwell, pintor, es quien acuña el nombre, y a su vez lo toma de la escuela de París, el grupo que reunió en la época de entreguerras a Picasso, Matisse y Braque entre otros. Fuera del paraguas de cualquier institución, al igual que ellos, los componentes de la escuela de Nueva York se agrupan por sus afinidades, por su gusto por la poesía moderna francesa y el expresionismo abstracto y su estrecha relación con grandes figuras de esa primera expresión pictórica puramente norteamericana, como Jackson Pollock y Willem DeKooning.… Leer la reseña completa del libro "La escuela poética de Nueva York" “La escuela poética de Nueva York”

Fahrenheit 451 100 aniversario, de Ray Bradbury

Fahrenheit 451Los grandes libros tienen en común, principalmente, que son capaces de susurrar cosas distintas a cada generación de lectores, y que todas ellas, todas esas palabras que cuelan por el pabellón auditivo de tal manera que nadie más pueda escucharlas, siguen provocando escalofríos década tras década en aquellos que las reciben. En el caso de Fahrenheit 451, que está cerca de cumplir setenta años y mantiene más que nunca su capacidad para provocar nuestra reflexión sobre el mundo que nos rodea.

En los años cincuenta, y como él mismo admite en el posfacio, Ray Bradbury escribió la obra con la sombra de la censura macartista encima, y echando mano de su formación clásica y del recuerdo de los incendios de la biblioteca de Alejandría.… Leer la reseña completa del libro "Fahrenheit 451 100 aniversario, de Ray Bradbury" “Fahrenheit 451 100 aniversario, de Ray Bradbury”

La mano izquierda de la oscuridad, de Ursula K. Le Guin

La mano izquierda de la oscuridadGenly Ai es un Enviado. Ha recorrido el espacio en solitario para establecer el primer contacto con los habitantes de Gueden, un planeta todavía en la Edad de Hielo en el que siempre es invierno y las temperaturas raramente superan los cero grados centígrados. La misión de Genly Ai es clara: conseguir que Gueden se una a Ecumen, la alianza interplanetaria que lo envía. Aunque para ello, lo fundamental es hacer que los locales confíen en él y comprender la naturaleza de los guedenianos, dos cosas que para el Enviado resultarán igual de complicadas. Lo primero, porque la tecnología local no alcanza ni siquiera para surcar el cielo, no digamos ya para comprender los viajes galácticos; lo segundo porque a pesar de tener un aspecto parecido a él, sus características fisiológicas son muy diferentes.… Leer la reseña completa del libro "La mano izquierda de la oscuridad, de Ursula K. Le Guin" “La mano izquierda de la oscuridad, de Ursula K. Le Guin”

La sombra del miedo, de Ragnar Jonasson

La sombra del miedoAri Thór Arason no tiene muy claro qué hacer con su vida. Ha dejado a medias tanto Filosofía como Teología, y lo único que ha conseguido terminar ha sido el curso de la academia de Policía de Reikiavik. No es que se le acabe el tiempo, no tiene más que veintipocos años, pero el contraste con su novia Kristín, una doctora en ciernes, es evidente.
El azar saca a Ari Thór de su marasmo. Es elegido para el primer puesto de trabajo para el que se postula: una vacante como agente en Siglufjördur, un pueblo pesquero al norte del país, lejos de la capital y de Kristín.… Leer la reseña completa del libro "La sombra del miedo, de Ragnar Jonasson" “La sombra del miedo, de Ragnar Jonasson”

Aniara, de Harry Martinson

AniaraUna nave con ocho mil almas, la goldondra Aniara, surca el firmamento. Su cometido inicial, alcanzar Marte en unas pocas semanas huyendo de una Tierra devastada por las armas nucleares, se ve truncado por una colisión con un asteroide que la deja a la deriva, con suministros para sobrevivir pero sin energía para recuperar el rumbo. Sus pasajeros, pues, tendrán que afrontar en adelante un infinito viaje hacia la nada, una vida entera, o varias, colgando del vacío más absoluto hacia una destrucción segura. El único consuelo relativo que tienen es la Mima, una maquinaria con aliento propio capaz de recrear escenas de la Tierra y cuyo operador (el “mimarob”) se convierte en el principal narrador de este insólito trayecto.… Leer la reseña completa del libro "Aniara, de Harry Martinson" “Aniara, de Harry Martinson”