Publicado el

Laro, la leyenda del árbol milenario: Sangre, de Simón Hergueta

Laro, la leyenda del árbol milenario: Sangre

Laro, la leyenda del árbol milenario: SangreImaginaos lo que era para mí, como madrileña, pasar los veranos enteros en Cantabria. Llegaba el uno de julio y yo cogía una maleta llena de ropa, a sabiendas de que allí solo vestiría “la ropa del pueblo” que año tras años se iba quedando en los armarios de mi abuela. Y allí pasaba los dos mejores meses de todo el año, en un pequeño pueblo en mitad de las montañas donde lo único que se escucha es el viento, los pájaros y los campanos de las vacas. Imaginaos lo que era para mí, que al final acabé viviendo en ese pueblo.

Y recuerdo que llegaba el último fin de semana de agosto y una sensación agridulce me invadía. Por una parte, estaba triste porque tenía que dejar el norte para volver a la capital y a la rutina. Pero, por otra parte, estaba emocionada porque había llegado uno de los mejores findes del verano: el de Las guerras cántabras, unas fiestas que se celebran cada año en Los corrales de Buelna, donde se simula la invasión del ejército romano en las tierras cántabras. Se monta un poblado donde los cántabros hacen sus labores (todos perfectamente vestidos para la ocasión) y entonces llegan los romanos (también cuidando todos los detalles de la vestimenta) y se libra una cruenta batalla que termina en una fiesta por todo lo alto. Increíble. Algún día tenéis que ir a verlo, en serio. A mí se me ponen los pelos de punta solo con pensarlo.

Y esto venía porque hoy voy a reseñar un libro que trata de esto: de las guerras cántabras. Bueno, en realidad, Laro, la leyenda del árbol milenario: Sangre es el preludio a esas guerras. Si no me equivoco, estas se sucedieron más o menos en los años veinte antes de Cristo y el libro se desarrolla unos años antes, cuando todavía los romanos no habían sido capaces de dar caza a los cántabros. Y es que estos eran famosos por ser unos grandiosos luchadores. Sin duda, los romanos los querían esclavizar para que guerrearan a su lado, pero si de algo tienen fama los cántabros es de cabezones, así que decidieron que antes muertos que sometidos.

Simón Hergueta nos trae una novela muy entretenida que cuenta la historia de Laro, un niño que nace en una tribu cántabra y que ya desde pequeño transmitía un aura muy especial. Había algo en ese niño, algo que le convertiría en un gran hombre. A través de las páginas de este libro iremos conociendo su historia y la de sus amigos. Juntos tendrán que pasar las pruebas necesarias para convertirse en verdaderos guerreros y todo ello en un marco en el que la amenaza romana está más que presente.

Una de las cosas que más me ha gustado de esta novela es cómo el autor trata a la mitología cántabra. Yo recuerdo que cuando era pequeña había en mi casa un enorme cuadro lleno de seres extraños: una especie de duende, una preciosa hada, una señora con los pechos en echados a la espalda, un ser monstruoso con un solo ojo… Me encantaba mirar ese cuadro, resumía perfectamente la mitología de esa tierra que tanto quería (y quiero). Y si no me creéis os puedo asegurar que fueron muchos los años que llevé colgada una estela cántabra en mi cuello. Y toda esa mitología que quedaba recogida en un solo póster, Simón Hergueta la usa como escenario para su novela, enseñándonos la cultura tan fascinante que existió en aquellas montañas tan altas donde el blanco y el verde eran la bandera.

En cuanto a los personajes, se ve que el autor ha hecho un gran trabajo con Laro, el protagonista. Lo conoceremos como niño y, con el paso de los capítulos, veremos cómo crece y se convierte en un gran guerrero, uno de verdad. Su evolución está muy bien hecha y me ha parecido muy bonito ser cómplice de ese crecimiento. Pero también el resto de personajes evoluciona, como por ejemplo Maya, una chica que acompaña a Laro a través de la historia. A ella también la conoceremos como niña y también seremos testigos de su gran evolución. Ya os adelanto que Maya es toda una guerrera. Me cayó muy bien esa chica.

Laro, la leyenda del árbol milenario: Sangre es una novela muy entretenida que nos trae una temática muy original. Hace unos años tuvo mucho éxito un libro del estilo, El último soldurio, pero me consta que era más histórico que la novela de la que vengo a hablar hoy. Y será porque a mí la historia me echa un poco para atrás… pero el libro de Simón Hergueta me ha parecido la mezcla perfecta entre la novela y la documentación. En todo caso prima la trama, no la contextualización. Y eso es lo que ha hecho que me leyera del tirón casi medio libro. Ya os aviso que es la primera parte de lo que será una trilogía y que si leéis el primero probablemente os quedéis con ganas de más.

En definitiva, esta novela es una buena forma de conocer un poco más sobre la cultura cántabra y qué os voy a decir yo, si a mí me fascina. Y es que todavía, después de diez años mucha gente me pregunta que cómo fui capaz de dejar Madrid para venir a vivir a un pueblo de unos cuarenta habitantes, donde no tenemos ni una triste panadería (pero ojo, tenemos bar). Y yo siempre les digo: la pregunta es por qué no me vine antes, si todo lo que rodea a esta tierra es maravilloso.

2 comentarios en “Laro, la leyenda del árbol milenario: Sangre, de Simón Hergueta

  1. Lo he leído y me ha encantado. Desde el principio no puedes dejar de leer. Te ves envuelta en una historia llena de aventuras con unos personajes fascinantes. Espero que publiquen pronto el siguiente libro.

  2. Lo compre en amazon, empecé a leer y me atrapo la historia y el mundo romano. Como Cantabro me sentí identificado con las descripciones de la tierruca y ese halo mitológico que envuelve la novela.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *