Publicado el

Los pequeños hombres libres, de Terry Pratchett

los pequeños hombres libres

los pequeños hombres libresTerry Pratchett solo había uno.

No son pocas las veces que han caído en mis manos libros que narran historias con alto contenido en humor. Tampoco son pocas las veces que en la faja que acompaña al libro, o en cualquier otro sitio que sea visible desde dos kilómetros de distancia, hay un comentario en el que, posiblemente un amigo del autor, compara el estilo de éste con el que elaboraba Terry Pratchett. Tras unas pocas páginas leídas descubres que sí, hay humor, pero que la narración ni de lejos se acerca a la elegancia natural con la que Pratchett hacía fluir las vidas de sus personajes para que éstos, a su vez, elaboraran sus propias historias. El humor, al final, era un invitado inherente a esas historias; una función vital en la biodiversidad que habitaba el Mundodisco, no un añadido artificial.

Terry Pratchett era inimitable.

Y esto solo significa que los que disfrutábamos con sus libros, tras su muerte en 2015, nos hemos quedado un poco huérfanos. Por suerte tenemos muchísimos libros para leer y releer, para volver a disfrutar, para reír, para emocionarnos, e, incluso, para sorprendernos. Sorprendente, sí. Ese es el adjetivo para calificar el libro que nos ocupa hoy. Yo que he leído algo más de la mitad de la obra de Terry Pratchett (de una forma tan desordenada que hasta la habitación de un adolescente gozaría de cierta estructura organizativa), yo que ya creía que el caballero del sombrero negro no podría cogerme con la guardia baja… Entonces va y cae en mis manos Los pequeños hombres libres para sacarme de mi error.

Los pequeños hombres libres, publicado por Debolsillo, es el primer libro del arco argumental protagonizado por Tiffany Dolorido. Tiffany es una muchachita de nueve años que vive en La Caliza, un lugar al que podríamos describir como la versión fantástica de aquellos bellos Alpes, repletos de prados en flor, ovejas pastando y de montañas escarpadas que Johanna Spyri nos mostró en Heidi. Tiffany vive una vida apacible con su familia: ordeña ovejas, evita que Bolsa de Ratas, su gato, cace pajaritos, elabora quesos y sale a pasear con su hermano pequeño Wentworth. Y entonces su hermano es secuestrado. Y parece que el acto ha sido perpetrado por un ser mágico, alguien que vive en un país que resulta ser el reflejo distorsionado de la realidad. A la misma velocidad que Tiffany halla una aventura y un enemigo, también se topa con unos extraños aliados: los Nac Mac Feegle. Las alianzas se producen. La magia se sucede. La aventura está servida.

Pero antes de que Tiffany se embarque en la aventura, vosotros, como lectores, asistiréis a la forja de una amistad con momentos delirantemente absurdos. Y todos vienen dados por esos pequeños seres que podrían ser el cruce definitivo entre un pitufo y un escocés. Vale, no sé qué está imaginando vuestra mente calenturienta, pero ya podéis parar. Su forma de hablar ya logrará que esbocéis una sonrisa (gracias Pilar Ramírez Tello, pues traducir a Pratchett debe ser un infierno). Continuemos… porque aunque Los pequeños hombres libres comienza con mucho cachondeo y con sucesos que bien podrían estar directamente extraídos de unos dibujos animados, poco a poco el hilo narrativo toma un cariz más “serio” y en algunos tramos muy lúgubre; en especial cuando la protagonista, en contra de su voluntad, acaba atrapada en el interior de una pesadilla por obra de un somníbulo: un ser de morfología sobrecogedora que os erizará el vello del cogote además de haceros preguntar hasta dónde habría llegado Terry Pratchett si hubiera decidido escribir novelas de terror. De todas formas, no temáis, pues toda esa oscuridad, toda esa sensación espeluznante que acompaña al lector en algunos tramos, se va mezclando con trazos de humor que rebajan la tensión o con los recuerdos de Tiffany, que no son más que breves historias, que moran en un pasado cercano, cargadas de emotividad y nostalgia.

Y si la aventura ya es excepcional, su protagonista es fascinante. De carácter fuerte pero compasiva. Autosuficiente y madura, pero con los miedos e inseguridades de alguien de su edad. Dispuesta a aprender de sus tropiezos pero no a que le tomen el pelo. En definitiva: Tiffany Dolorido es un personaje sumamente humano, de esos que no se olvidan con facilidad.

Los pequeños hombres libres es una novela de fantasía en la que Terry Pratchett hace malabarismos con los sentimientos del lector, éste puede pasar de sentirse conmovido a encontrarse con una gran sonrisa en el rostro en unas pocas páginas, y todo ello mientras descubre que las lecciones más importantes son las que te enseña la propia vida.

“Y las cosas no dejaban de ser mágicas solo porque descubrieras cómo se hacían.”

Otros libros recomendados

Un comentario en “Los pequeños hombres libres, de Terry Pratchett

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *