Publicado el

Mil cosas que no te dije antes de perderte

Mil cosas que no te dije antes de perderte

Mil cosas que no te dije antes de perderte, de Benito Olmo

Mil cosas que no te dije antes de perderte

Desde pequeño, mil veces he oído decir la frase “no te dejes engañar por las apariencias”, aunque han sido pocas las ocasiones en las que he hecho caso a este dicho popular. Impulsivo como pocos, siempre me suelo dejar llevar por las primeras impresiones que me causa alguien o algo, deparando como resultado no siempre lo que uno se espera.

La primera vez que oí hablar de este libro, ni su portada, ni su nombre ni su contraportada me sedujeron. A primera vista “Mil cosas que no te dije antes de perderte” parece tender a la novela romántica, género que no se encuentra en mi lista de favoritos. Sin embargo, y volviendo a la impulsividad que tanto me caracteriza, la última frase de la sinapsis sita en la contraportada terminó por convencerme. “…esta trepidante historia en la que nada es lo que parece, y todo el mundo parece tener algo que ocultar…” es todo lo que necesité en ese momento para saber que el libro lo leería sí o sí.

Como siempre (o casi siempre…) suele pasar, mi primera impresión fue equivocada. Creyendo encontrarme ante una novela romántica, me di de bruces con una historia en la que Benito Olmo entremezcla a partes el iguales el amor con la intriga y con la narrativa más intimista.

 

Mil cosas que no te dije antes de perderte” comienza con la muerte de Alfonso Barrido, padre de nuestro protagonista, David. Éste es un joven vividor cuyo único sueño es convertirse en escritor, algo muy alejado de los cánones que promulgó su padre durante su vida, tan bien encarnados en su otro hijo, Julio. La muerte del padre de familia obligará a David a volver a su Granada natal, donde descubrirá que las cosas han cambiado mucho en los últimos años, y que le harán ver que la muerte de su padre contiene detalles ocultos, los cuales cambiarán por completo la percepción del mundo familiar que recordaba. Indagando en aspectos de la vida de su padre, David se acercará más que nunca a una figura paterna con la que nunca sintonizó, y le pondrá en contacto con la enigmática Alicia, personaje sin cuya presencia no se entendería este libro.

Con las calles de la preciosa Granada como decorado, “Mil cosas que no te dije antes de perderte” nos ofrece una historia  basada en los pequeños detalles de la vida, esos que manejan los hilos de nuestro día a día, y que en David y su familia se representan a la perfección. El argumento de la novela nos irá enganchando poco a poco hasta querer conocer el desenlace de la misma, haciéndose las 400 páginas finales algo escasas.

Pese a ser ésta su segunda novela, la madurez de Benito Olmo en su escritura es más que notable. El alejarte de vez en cuando de los círculos editoriales más importantes te hace encontrar pequeñas joyas como ésta, que merecen ser tan leídas o más que otros best-sellers que en ocasiones “nos llevamos a la boca” sin caer en la cuenta de lo que hacemos. Y aquí entono yo el “mea culpa”, aunque si sirve como disculpa, siempre que recomiendo un best-seller lo hago con la boca pequeña, mientras que cuando lo hago con libros menos populares, intento siempre hacerlo de la forma más pública posible; y en esta ocasión así lo hago.

LO MEJOR: La relación entre David y su padre una vez ocurrido el fallecimiento de este último.

LO PEOR: Que obras así muchas veces pasen desapercibidas

César Malagón cesar@librosyliteratura.es

Otros libros recomendados

2 comentarios en “Mil cosas que no te dije antes de perderte

  1. Cesar, a mí me pasa un poco igual con los libros, esa primera impresión me marca mucho, así que lo que me gusta es que, como a tí te ha pasado con este, un libro me sorprenda, gratamente claro jejeje. También me gusta que la vida me sorprenda, supongo que todo va unido…

    Un abrazo!

  2. Parece un libro de los que no hay que perderse…Apuntado queda. ¡Felicidades por la reseña!
    Besotes!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *