Publicado el

Misión: eliminar al Mesías, de Maiquel Da Costa

Misión: Eliminar al Nuevo Mesías

Misión: Eliminar al Nuevo MesíasHacer humor es muy complicado. Es fácil emocionar a la gente –todos solemos soltar alguna lagrimilla ante los mismos temas o sucesos–, pero a cada uno nos hacen gracia cosas distintas. Hay gente más proclive al humor, con la risa más fácil, y gente a la que le cuesta mucho más entrar al trapo. Y si en televisión o cine es complicado, en la literatura es una tarea mastodóntica. El primer libro de Maiquel Da Costa, Misión: eliminar al Mesías, es un buen ejemplo de que, aunque no es tarea fácil, se puede lograr.

Maiquel nos cuenta la historia de un demonio del escalafón bajo del Infierno, Lucio, al que se le encarga deshacerse del nuevo Mesías que se encuentra en Madrid, dentro de su jurisdicción, que es la Península. El Mesías resultará ser una mujer llamada Eva, bajista de un grupo de deathcore, tatuadora profesional y aficionada al krav magá y a las catanas. Éste es uno de los puntos fuertes de esta lectura, la gran imaginación que derrocha el autor al fusionar fantasía y humor negro. Se trata de un humor ácido, punzante y políticamente incorrecto. De esos que escuecen, especialmente, porque su diana es la religión católica con todos sus componentes: Dios, El Cielo, El Infierno, demonios, ángeles, El Mesías… y varios personajes históricos como Hitler, Stalin, Sadam Husein, Enrique VIII, Kim Jong-il o la condesa Elizabeth Báthory. Todos son carne de cañón en esta historia que no deja títere con cabeza y a la que, por tanto, hay que acercarse sin susceptibilidades.

Como decía, la receta para hacer humor es ardua, pero hay una serie de tips que ayudan bastante. Personalmente, creo que uno de ellos es que el libro tiene que ser muy visual. Tenemos que ser capaces de reproducir en nuestra mente de manera clara la escena que el autor nos está describiendo. Para facilitarlo, un buen método es usar sitios y personajes famosos (como los que hemos nombrado antes). Tirar de referencias populares siempre funciona ya que ayuda a la identificación y porque, evidentemente, es más fácil atrapar a los lectores si la broma es sobre algo que conocen. En este caso, Misión: eliminar al Mesías, está lleno de referencias culturales y cinematográficas que nos acercan a los personajes y a la historia que se encuentran entre sus páginas. La historia está, además, ambientada en Madrid, una de las ciudades más visitadas de nuestro país, lo que ayuda aún más a esa identificación de la que hablamos, y que resulta muy fácil en este libro gracias a la maña de Maiquel a la hora de describir la capital y mover a los personajes por ella.

Misión: eliminar al Mesías es un rara avis. Es un primer libro diferente y original, de esos que suelen abrirse un hueco en nuestras librerías gracias a editoriales pequeñas que quieren hacer y publicar cosas nuevas y no tan vistas. Ediciones Librando Mundos le ha dado una gran oportunidad y es de agradecer porque es un libro muy disfrutable, sobre todo, ahora en verano. No obstante, me ha sorprendido que, aunque el libro está muy bien narrado, tiene ciertas erratas e incorrecciones ortográficas y gramaticales, que deslucen un resultado que podría haber sido de diez. A pesar de ello, recomiendo fervientemente esta historia para todos aquellos que busquen un libro original, divertido y trivial con el que desconectar durante unas horas. Para todos aquellos que disfrutan con libros como Buenos presagios, de Neil Gaiman y Terry Pratchett; o con películas como El Día de la Bestia o Little Nicky, es una lectura obligada.

@EvaLColmenero

Otros libros recomendados
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *