Publicado el

No fue por casualidad

No fue por casualidad

No fue por casualidad, de Josep Játiva

No fue por casualidad

Josep Játiva se ha autopublicado su primera novela, No fue por casualidad, que -ya os lo adelanto- abre el misterio desde su propio título, puesto que nunca se llega a aclarar qué es exactamente lo que no fue por casualidad; allá cada lector con sus conclusiones.

Al terminar la lectura -que se puede completar con comodidad en una tarde-, se añaden más incógnitas, pues la historia, aunque muy sencilla, deja algunos cabos sin atar, si bien la trama principal queda bien resuelta. El resultado de todo ello es una historia directa, escrita con lenguaje sencillo y actual y lleno de referencias al mundo hipertecnologizado y superconectado que vivimos -las redes sociales e Internet en general no sólo forman parte del “decorado” o contexto de la historia, sino que desempeñan un papel en el desarrollo de la trama.

Y ésta no es otra que una enloquecida historia judicial-criminal que empieza cronológicamente cuando Alejandro Torres, un ilustrador sin suerte a la hora de encontrar trabajo, decide montárselo por su cuenta y publicar algunos de sus trabajos en Internet. Cuál no será su sorpresa cuando descubra que un empleado joven-y-ambicioso de una empresa de ilustración le ha plagiado su mejor trabajo. La ira de Alejandro y la imposibilidad de razonar con el plagiario y con su empresa, la cual lo ampara, llevan a Alejandro a tomarse la justicia por su mano, lo cual acaba con él en prisión y en un juicio. Su defensor, Rubén, es un joven abogado, el verdadero protagonista de la novela, pues se ve envuelto en un enredo de artistas ninguneados que, hartos de ser víctimas de un sistema que hace la vista gorda sobre los robos intelectuales, deciden seguir la senda de Alejandro, con imprevisibles consecuencias… también para el pobre Rubén.

El protagonista de No fue por casualidad, Rubén, es un bendito que cae bien enseguida, y es difícil no solidarizarse con él y, quien más, quien menos, también identificarse con él: joven abogado de los que hay a montones, contratado por un bufete de letrados sin escrúpulos que se rigen por el principio según el cual el fin justifica los medios; y su fin no es otro que acumular prestigio, poder y proyección social; luego utilizado por ellos y despreciado hasta por su propio cliente, quien lo tilda de becario.

La mejor baza de No fue por casualidad es -aparte de su sentido del humor- su humilde, pero certera crítica social. No nos desvela nada que no sepamos casi todos los que vivimos estos desalmados tiempos, pero Josep Játiva logra escribir sobre ello con un desparpajo tal, que hace que esa crítica se haga ligera de leer y nada sermoneadora ni pedante. Así pues, habla de las injusticias que se cometen con usurpaciones de trabajos ajenos y con explotaciones de empleados a veces más competentes que sus superiores; también, de la indiferencia con que la sociedad actual acoge esas situaciones; además de incluir una simpática llamada de atención sobre lo inmersos que vivimos en las redes sociales y lo superficial de las relaciones que en ellas mantenemos con un montón de supuestos amigos, en el furor por los teléfonos móviles y en el afán por consumir y aparentar.

En suma, No fue por casualidad es una simpática lectura con más mordiente de lo que puede dar a entender en un primer vistazo. Quizá he echado de menos una revisión ortográfica y gramatical más cuidada antes de enviar el manuscrito a imprenta.

Para quienes quieran saber más sobre No fue por casualidad y sobre su autor, Josep Játiva tiene un blog: http://josepjativa.blogspot.com.es.

Otros libros recomendados

3 comentarios en “No fue por casualidad

  1. Hola Leire:
    Me alegra saber que la novela te ha parecido interesante. Tu reseña me ha encantado, ni yo mismo hubiera explicado tan bien la parte crítica que refleja la historia. Me ha llamado la atención que no hicieras ninguna referencia a las partes “sangrientas”, espero que las disfrutaras o por lo menos no te resultaran desagradables, pues no van por ese camino jeje.

    No eres la primera en quedarse con algunas incógnitas tras la lectura. Y aunque no son incógnitas sobre la trama, más bien son sobre cosas secundarias, he decidido escribir sobre ellas. En un nuevo relato corto que estoy preparando y espero publicar en septiembre de forma gratuita. Espero, con él, despejar algunas de esas dudas y dar así las gracias, a todos lo que os habéis interesado por la novela y me habéis dado vuestra opinión.

    Voy a linkear la reseña en mi blog.
    Muchísimas gracias por darle una oportunidad.
    Para cualquier cosa, estoy por aquí.
    Saludos.
    Josep Játiva

  2. ¡Hola, Josep!

    Muchas gracias por tu comentario, me alegro mucho de que te haya gustado la reseña. En cuanto a las partes sangrientas, como gran aficionada al cine de terror (también al gore), no las he encontrado excesivas ni mucho menos, aunque tienes razón en que merecen mencionarse, sobre todo por si hay alguien muy impresionable por ahí… Pero, de verdad, que no se asuste nadie, ¿eh? 🙂 Gracias por el apunte.

    Me gustará leer ese relato corto.

    Y sí, lo que más me gustó de la novela fue la crítica social que haces, me parece muy acertada y muy oportuna. Hace pensar en ese afán que tenemos por tener una presencia virtual en todas partes y “ser amigos” de todo el mundo.

    Un saludo y suerte con tu escritura 🙂

  3. Me ha hecho gracia la definición de los Bufetes de Abogados, está claro que somos lo peor! jajajaj

    Pasaré a dar una vuelta por el blog del autor, me alegra que nos lo hayas acercado.

    Un besico !

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *