Publicado el

Novedades infantiles 23

Novedades infantiles 23

Novedades infantilesVivir en los libros, al menos durante un espacio de tiempo, es maravilloso. Nos imaginamos mundos, podemos jugar con nuestros personajes favoritos, y cuando los cerramos, todavía hay un momento el que recordamos la historia que hemos vivido en sus páginas. Quizá por eso yo sigo aquí, cada domingo, hablando de libros infantiles y compartiendo con vosotros aquellas obras que me han llegado, por algún u otro motivo, y que han hecho que mis ratos lectores sean lo suficientemente agradables como para haberme hecho olvidar el tiempo y sus agujas que no cesan. Y también, porque regresar a una edad también tiene su gracia, han conseguido que pueda jugar con mi sobrino, al que casi siempre menciono, y descubra que en la infancia siempre hay una sonrisa esperando a salir e inundarlo todo.

 

buhoAbrazo. Esa es mi palabra favorita sin lugar a dudas. Me parece que lo contiene todo. Y hablo de eso mismo porque con Los amigos del pequeño búho vi cómo mi sobrino abrazaba un libro por primera vez y disfrutaba con él. Mi sobrino es pequeño, tan pequeño que disfruta con las pequeñas cosas, con esos pequeños detalles que a nosotros se nos escapan, por eso cuando abrió este libro, que a los adultos nos puede parecer simple, para él fue como encontrar un pequeño mundo nuevo, una forma de disfrutar de otra manera los libros, para poco tiempo después, cuando lo cerró, abrazarlo como si ese búho fuera realmente un amigo. Él le hablaba, parecía que el libro le contestara, y quizá sólo por eso ya haya merecido la pena compartir con él ese momento. Dos vidas unidas por un libro que, en su interior, guarda lo importante.

Hay veces que no nos paramos a pensar que, para un niño, hay algo que puede sermonstruos1 difícil. Por eso los niños tienen que aprender a que, en algunas circunstancias, las cosas no serán como ellos quieran y que, además, no hay ningún problema en derramar algunas lágrimas, que algunas veces es hasta necesario. En Monstruo pequeño dice ¡no!, los niños aprenderán a que a veces, a pesar de que hay que ser educado, que hay que guardar las formas, la palabra “no” también puede hacer acto de presencia. Lo importante aquí es que sepamos quiénes somos y, en el fondo, aprender a que a veces, cuando decimos “no” también estamos reconociéndonos a nosotros mismos. Ellos no lo entenderán así, pero en el fondo será el mismo mensaje, porque aunque su mente no relacione esta reflexión, sabrán entender, con sus palabras, lo que yo acabo de intentar monstruos2explicar. Pero también tenemos Los monstruos grandes no lloran una de esas historias que agrada encontrarse. ¿Quién no ha oído alguna vez esa expresión antigua de “los chicos no lloran”? Pensamos que ya se ha extinguido, pero no es así. En esta historia donde un monstruo grande no sabe hacer nada bien pero no llora porque los monstruos grandes no lloran es, por decirlo de alguna manera, uno de esos descubrimientos imprescindibles para que todos veamos que las lágrimas, que esas pequeñas gotas que a veces salen de nuestros ojos, son tan necesarias como estar al lado de la gente que tanto queremos. Porque llorar es importante, es humano, y no hay nada peor que cerrarse un grifo que, de no abrirlo nunca, puede oxidarse.

El último título que hoy traigo es una novedad, ya que yo la descubrí hace poco, pero enarturo realidad tiene unos años. Pero eso no impedirá que yo pueda hablar de ella. La leyenda del rey Arturo y sus caballeros es otro gran acierto de la editorial Combel que consigue con cada uno de sus libros ilustrados meternos en la piel de los protagonistas y nos traen algunas historias por todos conocidas de una forma diferente, con otra imagen, con otra visión que nos llevará a vivir lo que nos cuenta en toda su inmensidad. Todos aquellos niños y niñas que abran este libro, comprenderán por qué hay historias que no morirán nunca y por qué, por mucho que pase el tiempo, visitaremos una y otra vez sus letras para poder volver a ver a personajes que se convertirán en inolvidables.

Otros libros recomendados
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *