Publicado el

Pirofobia

pirofobia

Pirofobia, de Jack Lance

pirofobiaJack Lance es uno de los seudónimos de Ron Puyn, autor neerlandés de  novelas de misterio con elementos sobrenaturales. Antes de ser  novelista, se dedicó, al parecer, a la publicidad y también al periodismo, y algo de ello sí transpira Pirofobia, una novela de gran éxito en Países Bajos y  Bélgica y que, según leo en Internet, ya se ha adaptado al cómic, y que podemos disfrutar ahora de la mano de Minotauro.

Decía que se nota algo de la experiencia de Jack Lance en la publicidad y en el periodismo. Se dedica a la publicidad el protagonista de Pirofobia, Jason Evans, ejecutivo de éxito profesional y personal, con un trabajo en una empresa donde se le  respeta y admira, una mujer a la que ama y una familia unida que lo  respalda. Eso, sólo al principio, pues su vida se tuerce cuando comienza  a recibir unas fotografías Polaroid con macabras imágenes y mensajes  algo crípticos. Todo ello desencadena en Evans su miedo latente al  fuego, no un miedo racional, sino una fobia cuyo origen ignora y que se  ha mantenido bajo control hasta ahora. Así pues, Pirofobia nos propone  acompañar a Jason en la investigación sobre el remitente de las fotos y  sobre lo que significan, así como en su exploración de su propio miedo.

Y Pirofobia es, en efecto, una novela escrita con el pulso y la eficacia que le suponemos a una buena campaña publicitaria, y la economía de medios que debe tener el auténtico periodismo. Si quieren ustedes una novela que escatime descripciones irrelevantes, “de adorno”; que le ahorre exhibiciones algo impúdicas de la desnudez sentimental y la vida sexual de los personajes; en fin, si le gusta que los narradores vayan al grano y que le cuenten una historia de las de noche de campamento alrededor de una hoguera (emplazamiento especialmente propio para este relato), entonces Pirofobia es su novela. Jack Lance se inmiscuye en la vida de sus personajes, pero no los disecciona ni tampoco le interesa contarnos su vida y milagros, sus emanaciones emocionales ni sus recuerdos que no vengan a cuento. En ese sentido, las páginas de Pirofobia se vuelven con una pasmosa facilidad.

Jack Lance se confiesa admirador de Stephen King y de Dean Koontz. Yo  diría que se parece mucho más a éste que a aquél. En realidad, si  esperan ustedes a un King a la europea, deberían seguir esperando. Jack  Lance comparte con Koontz un mayor apego a sus personajes, una mirada más humana y empática con ellos y una ausencia de malicia. Pirofobia nos  ofrece suspense y elementos angustiosos (yo no la llamaría precisamente una novela de terror, aunque contenga ingredientes terroríficos), pero  Lance se ocupa y se preocupa por sus personajes y podemos intuir que  toma partido por ellos desde el principio. Ello brinda a su narración  cierta calidez y una mirada comprensiva y compasiva que hace que  nosotros también nos compadezcamos del pobre Jason, y eso a pesar de que  ninguno de los personajes es de ésos que diríamos que para el final del  libro nos parecen de carne y hueso o como si los conociéramos de toda la  vida. Nos encariñamos de ellos lo justo y lo necesario, de forma que, al  terminar la lectura de Pirofobia, nos quedaremos tan a gusto y tan  tranquilos sin darle vueltas en la cabeza a lo que acabamos de leer.

Recomiendo Pirofobia a quienes quieran disfrutar de la rareza (para nosotros) de leer a un autor neerlandés de terror, muy eficaz y muy  directo, y que ambienta su historia en Estados Unidos. Por otro lado, debo decir que, gracias a la edición de Minotauro, tener este libro en las manos ha sido una gozada, pues se trata de un formato de tapa blanda satinada muy maleable y cómoda de usar y de leer en cualquier sitio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *