Publicado el

Puerto escondido

Puerto escondido

Puerto escondido, de María Oruña

Puerto escondidoDe tierras gallegas nos llega la última dama de la novela negra española, María Oruña, que está recibiendo muchos elogios con su novela Puerto Escondido. El hecho de que gran cantidad de blogs reseñaran el libro me hizo interesarme por él, pues de todos es sabido la buena mano que tienen en Destino para sacar nuevos talentos a la luz.

María nos propone con su primera novela un viaje por la maravillosa costa cantábrica, en concreto localidades tan hermosas como Comillas, Suances o Santillana del Mar, con una ambientación que por sí sola bien podría ser la excusa perfecta para decantarse por su lectura.

El principal protagonista de esta historia es Oliver Gordon, un joven londinense que decide dejar atrás un pasado con bastantes altibajos para empezar una nueva vida en Villa Marina, una casona colonial heredada por su familia en Suances. En las obras que se llevan a cabo en la finca aparece el cadáver de un bebé emparedado en una pared junto a la extraña figura de un dios mesoamericano que en principio poca explicación puede ofrecer. La aparición del bebé, cuya muerte parece haberse producido hace décadas, desencadena una serie de asesinatos que, sin tener un nexo común, poco a poco empiezan a encajar y agitar un pasado poco conocido para su protagonista.

El punto fuerte de esta novela negra de María Oruña es la forma que elige para contar la historia. Puerto escondido son dos novelas en una. La primera, la que ocurre en el presente, y la segunda que, contada en primera persona y a modo de diario, nos retrotrae a tiempos de la Guerra Civil, donde encontramos a una humilde familia de Ubiarco con dos candorosas hermanas, Clara y Jana, que poco a poco irán ganando en importancia. La autora va engarzando las dos historias con gran habilidad, explicando situaciones del presente gracias al pasado, y viceversa. Poco a poco, casi sin darte cuenta, las dos historias se funden en una sola, aclarando varios hilos sueltos que iban quedando en la novela. Sin duda, una forma arriesgada y original de narrar; un experimento realizado casi a la perfección.

Sin embargo, las dos historias no tienen el mismo ritmo. Si la historia del pasado fluye rápida y se lee con gran interés, la historia presente, con Oliver y los encargados de llevar la investigación, cuesta pillarla el ritmo en un principio. Con el paso de los capítulos, las dos historias van creciendo y madurando a la par, haciéndose las dos igual de necesarias y terminando en unos últimos capítulos de una gran calidad, con varios giros argumentales que dejan un poso de satisfacción cuando se termina y que, y esto ya son suposiciones mías, puede que nos depare una continuación con varios de sus protagonistas.

Además de todo esto, tenemos el título de la novela, Puerto escondido, con un significado mucho más reflexivo y filosófico. Y es que todos tenemos (o deberíamos tener) ese puerto donde sentirnos libres, sin ataduras, un lugar escondido en el que encontrarnos con nosotros mismos de vez en cuando y que nos llena de fuerzas para afrontar las durezas del día a día.

En definitiva, habrá que seguir la evolución de María Oruña, que con su primera novela ha puesto ya el listón bastante alto. Sin duda Puerto escondido tiene los mimbres para ganar miles y miles de adeptos, con una historia que evoluciona fantásticamente y unos lugares de ensueño donde servidor se perdería una y otra vez.

César Malagón @malagonc

Otros libros recomendados

2 comentarios en “Puerto escondido

  1. Le tengo el ojo echado desde que salio y tengo ganas de leerlo. A ver cuando puede ser.

    Saludos

  2. Sin duda Destino se está tomando un gran esfuerzo en sacar, como dices, talentos a la luz. Por suerte para la comunidad lectora de novela negra, thriller, etc… hay más gente en el empeño.
    Os dejo un enlace a “Alcolea”, comercializada por Amazon (¡así empezó también María Oruña!, lo que no sé sabe es por qué no siguió…). https://www.amazon.es/dp/1522707808
    La acción transcurre en el País Vasco en 1876, durante el último invierno de la tercera guerra carlista. Los campos helados y cubiertos de nieve acumulan muchas muertes encima. Algunas, la mayoría, son “desastres de la guerra”, otras, sin embargo, son un misterio que debe ser resuelto cuanto antes…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *