Publicado el

el arte de llorar a coro

el-arte-de-llorar-a-coro

El arte de llorar a coro, de Erling Jepsen

el-arte-de-llorar-a-coro

Opinión: Un libro que hay que leer. Lo merece el libro, la historia y la valentía del autor.
Ya hacía casi un año que este libro esperaba paciente un turno que por fin le ha llegado. Miraba muchas veces la portada y me parecía que detrás de ella y de este título tan sugestivo “El arte de llorar a coro” habría una historia especial.

Normalmente dejo pasar algún tiempo antes de hacer una reseña, ya que creo que la lectura debo reposarla para saber el efecto real y el poso que ha dejado en mí. No será así en esta ocasión, y apenas terminada de leer su última página, inicio lo que ahora ustedes están leyendo.

Allan es un niño de once años que nos cuenta el día a día de su familia, una familia que vive en un pueblo de Dinamarca, y que por el contexto podemos  intuir que nos sitúa al final de los años sesenta o inicio de los setenta.

Su vida no es fácil y debe hacer uso de toda su astucia para que su padre esté contento, ya que sólo así, cree él, la familia permanecerá unida. Claro que lo que más feliz hace a su padre es recitar discursos en los funerales, pues su padre tiene, como dice Allan, “el don de la palabra” y sus emotivas intervenciones arrancan las lágrimas de todos los asistentes. El niño se siente protegido por sus dos ídolos: Tarzán y San Gabriel.

Y visto así hasta podría incluso tener cierta gracia la historia, pero nada más lejos de la realidad; y si esta historia sobrecogedora la cuenta un niño, es porque de no ser así, sería insufrible y tremendamente dolorosa; y sinceramente, tampoco creo que el autor haya intentado hacer una novela de humor negro, pues la sonrisa se me quedaba inmediatamente congelada ante la visión de la realidad que tenía este niño y la normalidad con la que nos cuenta todo lo que escucha y ve. Y es que él pensaba, como lo hemos hecho todos en nuestra infancia, que nuestra familia es la normal y que las demás son las raras, las distintas.

Una novela con la que ni he reído ni he llorado, una historia que me empujaba hacía adelante con ansiedad, con rabia; que me hacía reflexionar de forma inconsciente al finalizar cada uno de los capítulos, y en la que el autor me deja leer entre líneas tanto o más de lo que me cuenta.

Una historia contada con naturalidad por un niño algo alejado ya de la inocencia, pero aun sin prejuicios, y a través de la que el autor nos muestra una crítica feroz tanto a la familia como a la hipocresía social; a un mundo siniestro y sórdido, pero no para el niño sino para nosotros, ya que trata con gran pericia y sensibilidad una gran cantidad de temas y tabúes  que duelen hasta en la distancia.

Toda la vida pensando que existía una España profunda, un profundo EEUU, una Sudamérica profunda, y resulta que en esos países de la Europa nórdica que todos tenemos tan idealizados, también existían profundidades sin límite.

Yo no tengo mucho conocimiento de la vida y obra de este autor, pero si me gustaría compartir con ustedes este extracto de una crítica del libro:
«Un escritor que no se anda con contemplaciones cuando saca los esqueletos de los armarios de su hogar paterno, y que lo hace para desnudar los silencios y mentiras de la ciudad provinciana donde nació».(Jerpe Jorgenesen, Zona de Obras)
Si ello es así, debo decir que además de buen escritor, ERLING JEPSEN, es un hombre valiente, pues no les voy a ocultar que el libro nos habla de maltrato físico de niños, de abusos sexuales en el ámbito de la familia, de mirar hacia otro lado cuando esto sucede, y de problemas psiquiátricos derivados de todo ello. Y les advierto que si yo he iniciado y terminado la lectura de este libro ha sido por la alta dosis de sensibilidad y ternura derrochada por el autor, pero sin el más mínimo grado de sensiblería ni moralina añadida.
Existe una versión cinematográfica de esta novela, (que no he visto), que optó al Oscar de habla no inglesa en 2007, y que obtuvo el Premio de la Juventud del Festival de Cine de San Sebastián en 2006; pero casi seguro que no podrá superar todo lo que este libro, con toda su simplicidad, ha sido capaz de trasmitirme con esa tan reiterada naturalidad y sensibilidad.
Para mí ha sido una buena novela, un libro que no olvidaré, de esos que quedarán en mi interior para siempre. Y que pronto, espero, pasará a formar parte de los debatidos en mi club de lectura. Lo merece el libro, la historia y la valentía del autor.

Susana Hernández
Otros libros recomendados

8 comentarios en “el arte de llorar a coro

  1. Preciosa novela que hubiera pasado desapercibida para mí si no llega a ser por la recomendación de Javier de La Librería Cervantes (en Alcalá) que con tan buen gusto, siempre recomienda novelas muy interesantes.
    El libro me encantó y coincido contigo en todas tus apreciaciones. El punto de vista infantil que aporta la historia es realmente lo mejor del libro. ¿Sería posible leer lo mismo narrado por un adulto y sentir lo mismo? Lo dudo.

    En su momento hice una pequeña reseña en el blog.

    Si te apetece leerla, te dejo el enlace:
    http://bitacorademislecturas.blogspot.com/2009/06/el-arte-de-llorar-coro-erling-jepsen.html

    Un saludo

  2. buff no es la primera vez que leo una reseña sobre este libro, pero la tuya me ha arrancado una lagrima, entra en mi plan infinito, pero para cuando mi animo no este por los suelos, creo que es la unica manera en que pueda abordar la lectura de un libro asi. Como siempre una buena reseña

  3. ¡Que bueno que aun queden libreros como Javier!

    Me alegro de que coincidamos en lo que hemos sentido al leer este libro; y claro que pasaré a leer tu reseña.

    Gracias por tu comentario Bookworm.

    Carmina, muchíiissimas gracias por tu comentario, (siento lo de la lágrima)estoy segura que el libro no te defraudará.

    Un abrazo fuerte!

    Susana

  4. Hola Susana.
    Sobre la pregunta que te planteas en tus comentarios te diré que sí, el libro cuenta la experiencia, algo alterada, del propio Erling Jepsen. Aunque en un principio El arte de llorar a coro se publicó en Dinamarca como ficción pura y dura, ante las constantes preguntas de la crítica Jepsen acabó por reconocer que él es el pequeño Allan. Este libro fue su primera novela (hasta ese momento era un reconocido autor teatral), escrita a la muerte de su padre.

  5. Gracias Boo!!! Te agradezco mucho la aclarción. Esto pues, me ratifica en todo lo expuesto en la reseña. Así, no me extraña el esmero del autor al contar la historia con tan exquisita sensibilidad.

    Un saludo

  6. A la lista…
    seguro que este mundo extraño y lejano comoNoruega y donde tenemos la impresión que nada funciona mala. Sin duda, este libro es algo que voy a tener en cuenta. Sobretodo me da una idea de regalo para mi mamá que este tipo de historia que se te clavan en los huesos, le encantan. Y dps lo leo yo jajajaj!
    Saludos Susana!!

  7. Noruega? No, Dinamarca jajajaja.

  8. Sí, Dinamarca jejejeje

    Pues seguro que a tu mamá le gustará el libro … y a tí también Rosario. Cualquier persona con sensibilidad apreciará este libro, y me temo que vosotras dos la tenéis toda.

    Un abrazo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *