Publicado el

El león ruso

tolstoi-2

El león ruso: centenario de la muerte de Tolstoi

tolstoi-2

Son varias las flechas lanzadas para definir qué es un clásico. Lo que es evidente es que el tiempo, la crítica y los lectores se han encargado de aupar a esa categoría al creador de Guerra y Paz, Ana Karenina o La muerte de Ivan Illich. Leon Nikolaievich Tolstoi murió hace cien años en su Rusia natal pero sus libros se mantienen hoy vivos en todo el mundo, al alcance de aquellos que quieran acercarse a uno de los grandes de la literatura decimonónica.

Nacido en 1928 en Yasnaia Poliana, hijo de conde y princesa, pronto quedó huérfano y al cuidado de dos tías paternas que confiaron su educación a preceptores franceses y alemanes, claves, junto a los posteriores viajes por Europa, en la formación del futuro escritor. De la experiencia en el ejército surgen sus primeras ficciones, Sebastopol (1855-56) y Los cosacos (1863). Años después vendrían sus dos novelas más populares: Guerra y Paz (1865-69), una precisa radiografía del alma humana, al tiempo que una referencia a la hora de estudiar las guerras napoleónicas, y Ana Karenina (1875-1877), un completo cuadro sobre los valores sociales y las consecuencias de su quebrantamiento: la respuesta filosófica y aristocrática de Tolstoi a la provinciana y soñadora Emma Bovary de Flaubert.

[Haz clic en “Leer más” para seguir leyendo este artículo]

Pacifista convencido, fuente de inspiración para posteriores movimientos como la resistencia no violenta de Gandhi, excomulgado de la iglesia ortodoxa, autor de novelas, cuentos, ensayos y obras de teatro, Tolstoi llegó a definirse como anarquista cristiano y volcó sus últimas energías en luchar contra la contradicción que supone la austeridad teórica que confesaba y la abundancia práctica en la que vivía.

Las circunstancias que rodearon su muerte en la estación de trenes de Astapovo, tras escapar de casa junto a su médico personal, son variopintas y unas tienden más hacia lo literario que otras. Ni siquiera sabemos el día exacto en que falleció. Antes de huir dejó una carta a Sofía, su mujer, empeñada en conservar las propiedades familiares (entre ellas los derechos de autor) que Tolstoi quería entregar al pueblo como muestra de su firme antimaterialismo. Enfermo de neumonía, lejos de la incomprensión marital, de esos discípulos y seguidores para los que se convirtió en paradigma, perdido en la estepa, lejos del mundo, puede que el escritor muriera en la casa en la que vivía el jefe de la estación con su familia. O quizás murió en un banco junto a las vías, tal y como defendieron (e incluso filmaron, al menos en apariencia) los hermanos Lumiére. Algunos cuentan incluso que en la estación hay dos relojes junto a las vías: uno marca la hora actual y el otro, en homenaje al maestro, la hora en que dejó de pensar.

tolstoi-1

Leo Mares
Otros libros recomendados

6 comentarios en “El león ruso

  1. Excelente artículo sobre uno de los más grandes escritores de la historia, una grandeza comparable a su calidad humana.

    Bienvenido a Libros y Literatura, Leo.

  2. ¡Felicidades por tu estreno, Leo! Me ha gustado mucho 🙂

  3. Grandísimo autor, Ana Karenina es una de las mejores novelas que he leído nunca… con Guerra y paz aún no he empezado, reconozco que me asusta un poso su tamaño

  4. Bienvenido a LibrosyLiteratura!!!
    Me gustó mucho tu homenaje a Tolstoi!!!!!

  5. Iniciar tu andadura con Tolstoi, presagia un gran futuro (jejeje), bienvenido a esta casa.

    Un abrazo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *