Publicado el

El misterio de la casa Aranda

el-misterio-de-la-casa-aranda

El misterio de la casa Aranda, de Jerónimo Tristante

el-misterio-de-la-casa-aranda

Hace ya tiempo que tenía ganas de leerme este libro, pero resulta que siempre había alguno más atractivo en mi estantería esperando a ser elegido. El motivo por el que no me decidía a leerlo es bastante simple; nunca me he sentido atraído por las novelas de detectives. En mis 26 años, y con una lista de libros leídos ya bastante considerable, no he leído nunca ninguna aventura de Sherlock Holmes o de Hércules Poirot, por lo que es de esperar que su versión española, Víctor Ros, tampoco me agradara en exceso.

El caso es que sólo he visto buenas críticas de este escritor, y el gusanillo me picaba demasiado como para no darle una oportunidad. Ahora que me he terminado el libro, me arrepiento de no haber salido antes de mi error, porque la novela que os traigo hoy es de lo mejorcito que he leído este año.

Jerónimo nos presenta esta historia ambientada en Madrid (otro punto a su favor para leérmelo), con el personaje protagonista de Víctor Ros, un joven subinspector de la policía, que pasó parte de la adolescencia cometiendo atracos y delitos de poca monta. Tras volver a la buena senda, su ímpetu e inteligencia le hacen ser uno de los jóvenes valores de la policía, cosa que podrá demostrar resolviendo los dos complicados y peliagudos casos que se le presentarán.

 

En el primero, tendrá que ayudar a una prostituta, llamada Lola, a investigar las misteriosas muertes de varias compañeras de profesión, en circunstancias similares. En la segunda, la misteriosa casa de Donato Aranda, en la que varias mujeres a lo largo de los años han intentado asesinar a sus parejas tras leer un extracto de “La Divina Comedia”, de Dante Aligheri. En este segundo caso conocerá más a fondo a su amada, Clara Alvear, hija del Conde de Teresillas.

Desde el principio, la intuición del joven sabueso le irá dando pistas hasta desliar la madeja de estos dos difíciles casos, en los que se mezclará tanto gente del pueblo llano, como de la nobleza o la alta burguesía.

Con esta compleja trama, el autor nos regala un relato muy gratificante para todos los lectores. La historia es del detective de toda la vida, con su sombrero, su capa, y su lupa en el bolsillo, que poco a poco va llevando al lector a la resolución del caso. Todo con un estilo muy ágil; casi sin quererlo vas terminando el libro, intrigado por saber quiénes serán los culpables.

El personaje de Víctor Ros es muy atrayente. Su mente tan lúcida embelesa a cualquier lector, que sufre con él cuando pelea por estar entre dos mundos muy distintos, y se alegra cuando consigue alguna pista clave en el caso. Aunque quizá, en su deber, hay que aclarar que suele contar con la suerte de su lado en la mayoría de veces, algo que resta credibilidad. A parte de Víctor, todos los demás personajes suelen ser gente ambigua, con muchas cosas que ocultar, y a los que nuestro detective, de origen muy humilde, no logra comprender.

Y cuando crees que el ritmo de la novela y su calidad están bajando, todo cambia con su apoteósico final, con una forma de narrarlo magistral y un desenlace, que no por menos esperado deja de ser impactante.

La segunda novela sobre Víctor Ros es “El Caso de la Viuda Negra”, y con ella no cometeré el mismo error. Me la leeré en cuanto termine mis lecturas atrasadas.

Lo mejor: La forma de narrar de Tristante es muy interesante. Te lleva por la historia casi sin querer, pero hace que no dejes de leerla.

Lo peor: No haberlo descubierto antes.

César Malagón cesar@librosyliteratura.es

2 comentarios en “El misterio de la casa Aranda

  1. Vi que habias actualizado tu blog con una minireseña y me vine corriendo a buscarla entera, si leyendo el extracto ya tenia claro que me entusiasmaria ahora estoy mas que segura. Espero encontrar algo de este autor en la biblio, si no habra que comprar algo de el…

  2. Gracias por el comentario Carmina.
    Espero que encuentres algo del autor y que le eches un vistazo, pues es muy interesante, y la forma de contarla es muy amena

    un abrazo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *