Publicado el

El París de Baudelaire

Paris Baudelaire

El París de Baudelaire, de Walter Benjamin

Paris BaudelaireDicen los expertos que, para conocer una obra, hay que conocer al autor que la llevó a la realidad. Por eso, al igual que suele gustarle hacer a mi compañera Susana Hernández me he metido de lleno a bucear en la vida de Walter Benjamin, un autor que algunos desconocerán, un autor que otros reconocerán de otras novelas mucho más conocidas que esta que nos atañe, y otros lo tendrán como uno de sus escritores fetiches.

Walter Benjamin fue uno de esos autores exiliados que tuvo que hacerse a sí mismo en innumerables ocasiones. Dado que el fascismo le impidió volver a su Alemania natal, se convirtió, tiempo después, en un autor que tuvo que venderlo todo, prácticamente hasta su alma, para poder vivir en el contexto que le había tocado. Más allá de su bibliografía, nos encontramos ante uno de esos textos que revelan las ideas más íntimas de un autor que, influido por Charles Baudelaire, intentó hacer un análisis pormenorizado de éste y de cómo la poesía y el capitalismo estaban unidos por lazos tan estrechos que son puramente inimaginables para algunos lectores.

 

Hace tiempo hubiera dicho que este libro no era el tipo de lectura que yo necesitaba. Pero, años después, tras un viaje al París del siglo XXI, me he visto en la necesidad de leer algún que otro texto sobre cómo era el París de otro siglo, cómo era la sociedad que vivía entonces, cómo eran aquellas ideas políticas que arraigaban en los hombres (y mujeres) y cuáles fueron los cambios que, vistos en perspectiva, supusieron un giro radical en lo que era París y en lo que se convertiría. “El París de Baudelaire” no es un texto sencillo, de hecho, diría que es uno de los textos más complicados que he leído en mucho tiempo. Pero, ¿acaso eso significa que no hay que darle una oportunidad? Nada más lejos de la

Baudelaire
Tumba de Baudelaire en Montparnasse

realidad. Walter Benjamin disecciona aquí la sociedad parisina, pero también a un autor al que, para aquel lector que lo conozca, supondrá todo un descubrimiento, a pesar de los años que se han ido sucediendo. Porque esa es precisamente la magia de la literatura, de los textos que se aúnan en una obra como “El París de Baudelaire”, transportándonos a imágenes de otra época, con información tan detallada de lo vivido, de lo sentido, de lo pensado, que es inestimable la labor que Eterna Cadencia ha realizado con la edición de este libro. Y aunque una vez terminado, uno se queda con la sensación de necesitar otra lectura, de necesitar otra visión de sus páginas después de haber leído un poco más al autor que suscribe las palabras, sin duda es una de esas obras que permanecerán en una estantería y que, pasado el tiempo, nos aportará detalles nuevos, información novedosa sobre París, sobre Charles Baudelaire, y sobre cómo el paso del tiempo nos da una perspectiva mucho mejor de los acontecimientos que cambian el rumbo de la Historia.

No hay que obviar nunca al destino cuando un libro aparece. ¿Quién me iba a decir que, semanas después de haber visitado Montparnasse y haber compartido con Charles Baudelaire algunos minutos, me iba a encontrar escribiendo una reseña sobre él? Porque aunque el autor sea Walter Benjamin, el verdadero protagonista es ese padre de “Las flores del mal” del que todos, sin excepción, pueden aprender algo, por nimio que sea, por diminuto que sea el dato que lo convierte en algo digno de mención.

Y es que, en este mundo donde la literatura se escribe con pasión, ¿acaso tenemos que girar la cabeza y darle la espalda a textos como el que se nos presenta en este libro? Ábranlo, después me reconocerán que se habrán ido a dormir sabiendo algo completamente diferente.

2 comentarios en “El París de Baudelaire

  1. Menudo descubrimiento, Sergio!!! A mí también me gustan mucho los libros en los que Paris sea coprotagonista de lo que sea, pero que si “lo que sea” es Baudelaire, ufff… Este libro me lo llevo seguro.

    Un abrazo y Feliz año de descubrimientos literarios 😀 !!!!!

    1. Es uno de esos libros que hay que leer detenidamente, por la cantidad de información que contiene, pero sin duda, es un LIBRO con mayúsculas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *