Publicado el

La mujer singular y la ciudad, de Vivian Gornick

La mujer singular y la ciudad

La mujer singular y la ciudadHan pasado muchas cosas desde que os recomendé aquí Apegos Feroces, la novela de Vivian Gornick que publicó Sexto piso hace un año. En este tiempo, Gornick se ha convertido en una de las voces más inspiradoras para los lectores españoles. Autoras como Elvira Lindo han escrito sobre la genialidad de Apegos feroces, que ha vendido una barbaridad de ejemplares y ha sido considerado el Mejor Libro del Año 2017 para el Gremio de Libreros de Madrid y distinguido como Mejor Libro del Año de No Ficción por el Cultura(s) de La Vanguardia y otras tantas distinciones. No es poco, ¿verdad?

De nuevo la Gornick, de nuevo Sexto piso publicando una de sus novelas. Esta vez es el turno de La mujer singular y la ciudad, el segundo volumen de sus memorias o la continuación natural de Apegos Feroces. En esta parte vuelve a aparecer la madre, aquel personaje que nos fascinó en la primera entrega y nos hizo pasar tan buenos ratos (aunque no tantos a nuestra escritora). Eso sí, esta vez aparece de forma mucho más sutil, pues el punto de partida y centro de esta entrega es la ciudad de Nueva York.

La mujer singular y la ciudad es una especie de compendio de anécdotas que tienen como eje la ciudad, sus calles, sus gentes y sus rutinas y extravagancias. Y de fondo, la amistad, la soledad, las relaciones personales y los conflictos. Todo, claro está, narrado con la lucidez y autenticidad a la que nos tiene acostumbrados Vivian Gornick.

Un libro que no he podido dejar de subrayar mientras lo leía, que te hace reflexionar sobre nuestro papel en el mundo y en la sociedad, sobre las relaciones tan distintas y peculiares como la de Gornick y su amigo Leonard. Esas relaciones que nos llenan y hacen que seamos quien realmente somos.

Porque la ciudad solo tiene sentido cuando hace soportable la soledad, cuando esa conexión genérica que solo una ciudad como Nueva York puede ofrecer es capaz de reconfortar de una forma que no se puede explicar.

No sé si La mujer singular y la ciudad me ha gustado más que Apegos feroces, creo que aún necesito tiempo para digerir su lectura y saborearla al máximo. Lo que sí sé es que Gornick ha vuelto a fascinarme con su inteligencia y escritura y que leerla debería ser obligatorio. Una maravilla esta Gornick. Ojalá mucho más libros suyos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *