Publicado el

Lobos que reclaman la noche

Lobos que reclaman la noche, de Juan Carlos Márquez y Agurtxane Concellón

LOBOS QUE RECLAMAN ...Título: Lobos que reclaman la noche
Autor literario: Juan Carlos Márquez
Autora fotografía: Agurtxane Concellón
Editorial: Tropo Editores
Páginas: 96
Año: 2014
ISBN: 9788496911710

Hay muchas cosas en la vida que pueden llegar a acobardarme, incluso a paralizarme de miedo, y es curioso que esas mismas cosas me resulten a su vez fascinantes y cautivadoras. En este caso les hablo de perros y de inmensidades blancas, solitarias y frías. Y nada más les diré,  que hay mucho psicoanalista por aquí, y si ya es difícil para una poeta esconder algo tras sus versos, más difícil es no dejar brotar sus miedos y pasiones en una reseña que pretende arrancar un impulso lector.

Todos nos vamos conociendo, luego no es extraño que alguien me haya regalado este libro de Tropo.

¿Han visto la portada? Pues eso pasa, que es irresistible. En este caso el libro está plagado de bellísimas imágenes que se funden con el texto. Estas fotografías resultaron finalistas en los Sony World Photography Awards de 2013, que serían, por hacer un símil, los Oscar de la fotografía, y se ve, y se nota al mirarlas y perderte en su profundidad, incluso antes de leer los textos que las acompañan.

 

lobo 3Y una vez miradas y remiradas las imágenes, hasta el más mínimo detalle, cierro los ojos y dejo que mis miedos fluyan a través del frío blanco, de la belleza de los perros que arrastran los trineos y de esos caballos tan típicos del Norte, de muy al norte de Noruega, patas cortas cubiertas de pelo y generoso corpachón… Animales inteligentes y nobles que se implican profundamente en la vida de sus dueños.

Y no puedo dejar de hablar de esas gentes que una vez llevadas al papel, y a través de mi mirada, recobran vida, renacen como humanos, y miro sus caras ajadas y el fondo de sus ojos azules, y en ellos no veo alegría… Yo no creo que nadie pueda ser feliz del todo tan al norte…Pero yo soy una mujer muy mediterránea, que siempre escapa hacía el Sur, más pobre, sí, pero mucho más alegre.

Ha llegado la hora de sumergirnos en los textos de Juan Carlos Márquez, también ellos vienen avalados por un premio, el Euskadi 2012. Una historia corta, casi un cuento de esos de los que el autor es especialista, dividida en dieciocho capítulos. Una historia corta y fría, y fría no por estar carente de emociones, sino porque nos hace escuchar el frío a través del viento, a través de las palabras y los actos de esas gentes, de Herryk, que reclama parte de lo que le arrebató la misma muerte, porque la muerte siempre campa por donde los lobos aúllan…

 Y alguien debió unir texto e imágenes para fundirlas en una sola cosa, algo que con forma de libro, trasciende más allá de lo que podríamos llamar literatura, y que, quizás, se acerque más al arte en sí mismo.

“El silbido del viento frío. Porque el viento frío se oye más. El viento frío es un cuchillo rasgando una tela. Porque el frío es audible. El frío es un murmullo hiriente. Y los lobos tal vez. Los lobos aullando en lo alto de las montañas con sus cabezas levantadas hacia la luna, rivalizando con los perros o tal vez reclamándolos, recorriendo con sus aullidos en un suspiro los milenios que han transcurrido entre el estado salvaje y la domesticación. Herryk lo sabía. Lo había vivido muchas veces. En cuanto apagaran las luces finalizaba un mundo y comenzaba otro, el de la noche. Pero hasta ese momento para soportarlo le había bastado con entrelazar sus dedos con los de Anja en la oscuridad, con enviarle con aquel gesto simple un doble mensaje: no temas, yo estoy aquí; no temo, tú estás aquí”.

Una belleza literaria y artística la que nos ofrece Tropo con este nuevo libro titulado “Lobos que reclaman la noche”

1898252_593373927407007_471415746_nY del título ¿Qué me dicen?

Pues estén atentos
a esos aullidos
del alma
que también,
es posible,
que a ustedes
les reclamen
en las
frías
noches  …

Susana Hernández

2 comentarios en “Lobos que reclaman la noche

  1. Hace buenas combinaciones de texto con imágenes Troppo editores. Recuerdo la de Luces de neón que quedó tan bien. A mí el frío me gusta en comparación con el extremo calor y siempre que quiera corretear, pero no hace falta irse a un extremo tan extremo que una no es de ideología radical, jeje. SIn embargo, cómo resistirme a esas fotos, con perros que tiran de la carga con trineos, y esos lobos, todo tan bien acompañado por un texto que como las fotos vienen con premio. Te haré caso, y me acordaré de esta recomenación.
    Buen día del padre 😀

    1. Y harás bien, Icíar!
      Es un lujo tener entre las manos este tipo de ediciones de Tropo. Son libros para leer y releer, para luego mirar una y otra vez esas fotos, que yo creo que si las miro en Agosto me entrará hasta fresquito.

      Un besico fuerte!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *