Publicado el

Los náufragos del “Batavia”

Los náufragos del

Los náufragos del “Batavia”, de Simon Leys

Los náufragos del

En 1629 el “Batavia”, orgullo de la Compañía Holandesa de las Indias Orientales, naufragó en las costas inexploradas de Australia.  Para los supervivientes, lo peor estaba por llegar.

Existen infinidad de libros que nos cuentan historias de ficción, historias realistas o fantásticas, cotidianas o inverosímiles, pero que en definitiva son fruto de la imaginación de sus autores.  De hecho, es posible que este tipo de obras sean la mayoría de las que se escriben.

Y luego está el curioso caso de Los náufragos del Batavia, en el que la historia es real, pero es el libro el que no existe.

En realidad sí existe un libro con este título, escrito por Simon Leys y con la portada que pueden ver aquí al lado; ni el autor ni yo les estamos gastando una broma; lo que no existe es el relato que Simon Leys quería escribir, el que preparó durante años y fue sustituido por el breve y curioso texto que finalmente publicó.

Simon Leys, escritor, crítico literario y sinólogo belga cuyo verdadero nombre es Pierre Ryckmans, se trasladó a Australia en 1970 para dar clases de literatura china en la Universidad Nacional australiana.  Gran aficionado al mar y la navegación, allí conoció la historia del “Batavia” y se enamoró de ella.  El naufragio en 1629 en costas australianas de este gigantesco buque, orgullo de la Compañía Holandesa de las Indias Orientales, estaba bien documentado y algunos hallazgos arqueológicos recientes habían servido para rememorar la trágica historia de sus supervivientes.  Simon Leys se dio cuenta que era un argumento magnífico para una novela (de no ser por los registros históricos nadie creería que no se trata de un guión hollywoodiense) y decidió que sería él quien escribiese el libro definitivo sobre el tema.

Durante dieciocho años se documentó y leyó todo lo escrito sobre el “Batavia”.  Vivió una temporada en las islas Houtman Abrolhos, junto al lugar donde se hundió en barco y dónde los supervivientes instalaron sus campamentos.  Se documentó a conciencia, sí, pero no escribió ni una línea.  En realidad sólo tenía clara la primera, un verso de Ifigenia en Táuride: “El mar lava todos los crímenes de los hombres”.

Durante casi dos décadas, cada vez que se publicaba un nuevo libro sobre los acontecimientos del “Batavia” su corazón daba un vuelco, pero nunca era la obra definitiva, la que él tenía en la cabeza.  Hasta que en 2002 llegó a sus manos La tragedia del Batavia, de Mike Dash.  Este sí era el texto que la historia del “Batavia” merecía y en ese momento, Simon Leys supo que ya no tenía sentido escribir su Los náufragos del Batavia.

En su lugar escribió un breve relato en el que narra, a modo de lección para escritores procrastinadores, cómo concibió su proyecto literario, cómo se gestó durante años y cómo murió sin haber nacido.  También resume en unas pocas y brillantes páginas la terrible aventura de aquellos centenares de personas que, tras sobrevivir a un naufragio en tierras deshabitadas, se vieron sometidos a la crueldad de un sádico megalómano; un emocionante y tenso relato de terror, violencia, herejía y heroísmo de esos que nos hacen pensar que la realidad supera a la ficción.  Finalmente, en un acto de caballerosidad, Simon Leys recomienda encarecidamente la lectura del libro de Mike Dash.

Probablemente esta última sea la elección correcta para quienes, intrigados por la historia del “Batavia”, quieran conocerla a fondo.  El texto de Simon Leys, en cambio, satisfará plenamente a aquellos lectores que deseen saber, en unas pocas páginas, qué sucedió en los inhóspitos islotes de las Houtman Abrolhos.  Se llevarán, de propina, el relato del libro que nunca llegó a existir.

Javier BR
javierbr@librosyliteratura.es
@javierbrr

 

4 comentarios en “Los náufragos del “Batavia”

  1. Qué atrapantes son los libros de naufragios! Javier, en este caso me estás obligando a conseguir los dos libros, el de Dash y el de Leys.
    Saludos.

  2. Qué interesante! pobre escritor,tantos años para nada, para no escribir porque otro se le adelantó ¡Terrible! Solo por eso,digamos pena, me dan ganas de leer este libro y no el otro, el de la historia.

    Saludos!

  3. Yo también me he quedado con ganas de leer el Dash. Con el tiempo caerá, seguro. Gracias por el comentario, Darío.

  4. Gracias por el comentario, Roberto. La historia del escritor es muy aleccionadora. Los que, como tú, tenéis ese don para contar historias, tenéis que aprovechar la ocasión. Un saludo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *