Publicado el

Matrioska, de Ana Alonso y Paola Escobar

Matrioksa

MatrioksaEl libro del que hoy quiero hablaros es uno de esos libros de los que te enamoras en cuanto lo ves. A mí al menos me ocurrió que tuve un flechazo con él y no pude resistirme a sus encantos. Ya sabéis que por estas fechas leo más literatura infantil y juvenil de lo normal, porque me gustan las novedades que sacan las editoriales de cara a las Navidades y lo cierto es que hay algunas a las que no puedo resistirme. Con Matrioska me ocurrió. Con solo ver esa portada tan preciosa supe que tenía que leer este libro. Y no me equivoqué, cuando abres este libro lo único que te encuentras es magia en su interior.

Matrioska está basado un relato de Dimiter Inkiow, un escritor búlgaro de cuentos infantiles con una larga y compleja trayectoria. Escribió más de cien libros, pero tuvo que abandonar su país y refugiarse en Alemania por problemas con el gobierno búlgaro.

A mí siempre me han encantado estas muñecas. Tengo varias de ellas en casa y me parece maravilloso el mimo con el que están hechas y los secretos e historias que guardan cada una de ellas en su interior. Normal que Inkiow se sintiera inspirado para escribir este relato que hoy recupera Ana Alonso en este libro.

Andrei es un fabricante de juguetes que vive en una aldea rusa. Aunque fabrica todo tipo de juguetes, su especialidad son las muñecas. Con la mejor madera de los mejores árboles talla sus siluetas y disfruta pensando en las caras bonitas que les pintará y los alegres colores con las que las vestirá. Una noche de invierno, en la que Andrei se sentía muy solo, se dio cuenta de que la muñeca que acaba de hacer era la más bonita de todas las que había hecho y decidió quedársela. La bautizó como Matrioska y para su sorpresa, ésta le dio las gracias. La muñeca podía hablar porque Andrei le había tallado una voz y un alma de muñeca. Así pasaron los días, charlando y contándose historias. Hasta que un día, Matrioska le confesó a su creador que tenía demasiada vida, demasiado amor y demasiada madera en su interior. No podía guardar eso para ella sola, quería tener una hija. Y Andrei claro, se puso manos a la obra.

Supongo que imagináis qué es lo que sucedió después, pero no quiero contaros yo la historia. Realmente os aconsejo que leáis este precioso relato que nos habla sobre el origen de estas muñecas. Además, así podréis disfrutar de las maravillosas ilustraciones de Paola Escobar, la principal razón por la que me enamoré de este libro.

Estoy convencida de que Matrioska os encantará. También estoy segura de que este libro será uno de los más regalados estas Navidades. ¡Es tan bonito!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *