Publicado el

Novedades infantiles 25

agenda

Novedades infantiles 25

Novedades infantilesCuando llega el verano siempre parece que aquello que hemos vivido durante los primeros meses del año se acaba. Es una especie de final para que un nuevo comienzo dé lugar y podamos disfrutar. Los niños – con esa edad tan maravillosa – disfrutan de unos cuantos meses en los que el tiempo libre, el sol, y cómo no, la lectura, son la compañía perfecta para poder echar volar su imaginación y, por qué no, crear historias que les salgan de dentro y les lleven por mundos que no se habían esperado nunca. Los libros infantiles de hoy vienen acompañados por un calendario que, de tenerlo entre las manos, os podrá ayudar a saber aquellas curiosidades de vuestros libros más emblemáticos. Lo de después, serán historias que no podréis olvidar.

agendaSi hay en este mundo literario una editorial que ha sabido captar lo que los niños quieren, esa es Thule. Quizás vosotros no la conozcáis pero una vez que alguien lo hace ya queda prendido de su magia y creatividad y tiene ganas de tener todo su catálogo. Lo que hoy traigo para los más peques no es un libro en sí mismo, aunque en ocasiones aparezcan, sino una Agenda 2014 del estudiante para preparar lo que después del verano hará acto de presencia. Y os preguntaréis por qué, si estamos empezando las fiestas, traigo algo que nos recordará que se han acabado. No hay una explicación complicada porque la respuesta es: esta agenda es tan bella, tan preciosa, tan llena de los libros que más nos han gustado de pequeños que, probablemente, no sólo no se convierta en una agenda – aunque está pensada para ello de una forma perfecta – sino que se convierta en una lectura más que te lleve a otra lectura. Un refugio entre tanto ruido de allá afuera.

ratonMe gustan las historias tiernas, las historias de animales que con la ingenuidad de un niño recorren las páginas de un libro haciéndonos ver que también ellos puede tener esa especie de visión sesgada de la realidad y que son felices por ello. No se plantean que lo que están viviendo no es lo real, porque para ellos, en verdad, es lo real. En El ratón que se comió la luna, asistiremos a cómo un pequeño ratón piensa que se ha comido la luna. Todos sabemos que eso es imposible, y así lo pensó en un momento mi sobrino, que vio el cuento, vio a su protagonista ratón y decidió que quería llevárselo a la cama a que se lo leyera. Cuando estábamos en plena lectura, mi sobrino me sorprendió con una pregunta que parecía sacada de la boca de un adulto: Tío, ¿tú crees que la Luna nos mira y piensa en nosotros? Yo no supe qué responderle, por eso, seguí leyendo este cuento para que él se diera cuenta que, muchas veces, aunque algo esté lejos y lo queramos a toda costa, es mucho mejor que haya esa distancia para disfrutarlo más.

el chicoPocas – o ninguna más bien – son las veces en las que me he encontrado al gran genio Chaplin en una historia para niños. Estoy acostumbrado a verle en las películas mudas. Por eso cuando descubrí El chico y vi su portada, necesité imperiosamente tenerlo. Mi pequeño sobrino no entendía muy bien mi entusiasmo – él es de otra generación completamente distinta – pero nos pusimos a leerlo y yo mezclé la sonrisa con una pequeña lágrima, y él siguió sin entenderlo, pero la historia le fascinó, quedó encantado con aquellas imágenes en las que Chaplin aparece, aunque a él el que le gustaba era el niño. Así es como, en un solo segundo, en un minuto, ese momento de la lectura se convirtió en quererse mucho, en abrazarse mucho y en pensar que hay libros que cambian muchas cosas, cuando no lo cambian todo.

hombrecilloY como ya es evidente en cada una de las reseñas infantiles que hago, muchas de las ocasiones en las que yo leo este tipo de libros es cuando mi sobrino va a acostarse y quiere oír una historia nueva para poder soñar con ella. Por eso, cuando descubrí que existía El hombrecillo de los sueños pensé que era una oportunidad perfecta para que él disfrutara de los libros, de su sueño, y de ese espacio que nos había tocado en gracia más de una vez. Y así fue. Este pequeño hombre que susurra a los niños para que en sus sueños de transporten a un mundo donde todo es posible, es con toda probabilidad una de las lecturas más amenas y refrescantes de los últimos meses, ya que en la cama por la noche, así como durante el día y sus horas de sol, hay que saber que irse a la cama no sólo no tiene que dar miedo, sino que además puede abrirnos una puerta a otros mundos que no nos habíamos imaginado nunca.

 

Otros libros recomendados
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *