Publicado el

Nuestra casa en el árbol, de Lea Vélez

nuestra casa en el árbol

nuestra casa en el  árbolParece que los Dioses de la lectura me han mirado de frente y me han dejado disfrutar todo el verano. Un verano que ha sido como entrar en una pastelería y pedir una caja de bombones y que te ofrezcan un platito lleno de varios sabores para que los pruebes todos y puedas elegir con propiedad. El placer está en que te gustan prácticamente todos, porque cada uno tiene su algo especial. Unos a corto plazo, ya saben, esos de sabor intenso que hicieron que me aprontase en las reseñas, y otros que han necesitado algo más de tiempo de reflexión.

Mientras leía “Nuestra casa en el árbol”, he pensado en lo mucho que cambian las cosas a lo largo de la vida. Es normal, pensarán ustedes, ¿cómo no van a cambiar las cosas con lo larga que es la vida? Pues ya les digo que este es uno de esos libros en que te das cuenta de cómo cambia la perspectiva de las cosas de verlas desde el punto de vista de los padres, a verlas desde el de los hijos. Y hay cosas que se pueden decir precisamente cuanto estás en esa situación de la vida en la que te encuentras en el centro, eres padre o madre, pero también eres hijo.

Otra de las reflexiones que he tenido al leer “Nuestra casa en el árbol” ha girado en torno a sí yo he sido tanto una buena hija como en si he hecho como madre todo lo que estaba en mi mano para hacer de mis hijos seres extraordinariamente felices.

Los temas que toca son complejos, y lo sé. Pero no el libro, el libro es de lectura sencilla y entretenida, apto para todo tipo de lectores, lo que cada uno saque de él, eso ya es otro tema 😉

Veamos, nos centramos en Lea Vélez, la autora, una mujer que escribe (y muy bien, por cierto) desde más allá de la experiencia; habla desde el sentimiento y la sabiduría que deja precisamente esa experiencia a quién tiene la especial capacidad de aplicarla en su vida futura, corregir errores y afrontar miedos.

No hablamos solo de autobiografía, es literatura que contiene frescura y realidad, que contiene vida, y de la vida lo mejor y lo peor, porque la vida duele y la autora ha tenido que afrontar sus duelos desde la inteligencia. Esta autora es una mujer superdotada, al igual que lo era su marido y que lo son sus hijos (sobredotados, creo que se llaman ahora). Su Marido falleció e imagino que una de las cosas que la ayudaría como a tantos otros a superar el duelo, sería escribir, pero esta mujer se ha puesto a ello y lo ha hecho de maravilla, descubriéndose en ella una auténtica escritora, y además nos ha mostrado qué cosas estamos haciendo mal en el sistema educativo actual con nuestros chavales superdotados o con cualidades o necesidades especiales.

De toda la vida de Dios se ha hablado de lo mal que está el sistema para los niños con deficiencias, incluso yo diría que en la actualidad esas deficiencias se intensifican en aquellos que, siendo medio normales, o lo que es lo mismo de los del montón, tienen padres que nunca están, o que no saben acompañar, o que no tienen el tiempo o capacidad necesaria para encontrar respuestas a tantas preguntas infantiles como puede hacer la chavalería inquieta. Claro que siempre está la gran solución: ¡Las extraescolares! Para aquellos que las pueden pagar, claro, y además … tampoco siempre son la solución. Y si no, pasen y vean.

Pasen a Nuestra casa en el árbol, a este libro mágico en que la mayor preocupación es hacer niños felices, porque en el mundo que nos describe Lea vamos a ver cómo se desarrolla la vida de esta familia contada desde los dos puntos de vista, el de esos tres chavales tan especiales, Michael, Richard y María, que ya les digo desde ahora que casi dan un poquito de rabia por lo buenos y lo listos que son, pero a los que no nos quedará otra que cogerles cariño, porque a la gente buena al final se la quiere; y desde el punto de vista de su mamá, Ana. Veremos cómo ella sufre y afronta los errores que quiere corregir porque ya los soportó en primera persona. Así que un día recoge velas tras su fracaso en el sistema educativo español y se marcha a Hamble-le-Rice, un bonito pueblo pesquero junto a la desembocadura del río Hamble… Allí tenía una casa que le venía por herencia del marido y que reconvierte en lo que nosotros llamaríamos un hotelito con encanto o casa rural.

Y allí será donde trascurra la vida con sus hijos, que tampoco lo tendrán fácil en los colegios británicos, pero , y esto si lo puedo decir porque lo he vivido en primera persona, la vida rural nos da un poco más de tiempo de calidad para compartir con la familia, y los niños que crecen en los pueblos pueden tener una infancia más experiencial en su relación con la familia, como les decía, pero también y sobre todo con la naturaleza, y en definitiva, con la vida.

Otros libros recomendados

5 comentarios en “Nuestra casa en el árbol, de Lea Vélez

  1. Tomo nota, seguro que me gustará

    1. Es difícil que este libro no guste!

  2. ¿Sabes que lo tengo? ¿Sabes que es la primera reseña que de verdad leo del libro? Me parece muy interesante el tema que trata, y si dices que es una escritora “sobredorada”, pues me puede la curiosidad.
    Muy bonita la reseña, y símque seguro habrás sido buena madre y por descontado buena hija, que yo lo sé.

    1. Seguro que cuando de pongas con él lo disfrutas y sacarás algún pero jejeje Qué sería de la lectura sin eso!! Te gustará 😉

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *