Publicado el

Un paseo por la vida de Simone de Beauvoir, de Carmen G. de la Cueva

Una paseo por la vida de Simone de Beauvoir

Una paseo por la vida de Simone de BeauvoirHay cosas que pasan cuando te acercas a la vida de Simone de Beauvoir después de haber leído algunos de sus libros o incluso sin haberlos leído; pasan esas cosas que sentimos cuando hablamos con una amiga de siempre, es como unir la forma y el fondo.

Si en días como hoy, en pleno siglo XXI aun nos faltan referentes de mujeres, no quiero ni pensar por lo que debió pasar Simone para organizar todo ese mundo filosófico e igualitario que llevaba en la cabeza pero no era capaz de encuadrar en el mundo en que ella vivía.

Yo con esta mujer empecé a lo grande, es decir, leyendo El segundo sexo; luego, tras aquel impacto lector, fui leyendo otros, hasta que no hace demasiado les recomendé una edición muy especial de “Malentendido en Moscú”… No tengo casi ningún libro de Simone de Beauvoir, todo lo que ha pasado por mis manos era de alguna amiga, o profesora, o los he tomado prestados de diferentes bibliotecas. Poco a poco quiero ir solucionando este asunto…

Con esta biografía tan peculiar de Carmen G. De la Cueva entenderemos perfectamente la manera en la que conviene acercarse a Simone de Beauvoir. Como con cualquier otro ser humano es importante empezar por el principio, la infancia y adolescencia, así como la presentación de la familia más cercana con la que convivía y creció. Y la autora lo hace mediante el reflejo de su propia vida como lectora en la vida y obra de la filósofa, y el resultado ha sido absolutamente maravilloso. La especial presentación que ha hecho Lumen lo convierte en una lectura interesante, bien estructurada, de literatura fina, ligera y atractiva para el lector, que lejos se verse apabullado ante tanta cita de la obra de la autora, lo agradece, y hace que su contenido sea muy adecuado para crear curiosidad entre las nuevas generaciones de lectoras por la obra de Simone.

¡Y como no!, también es un libro para regalar, pues el valor que le dan esas tapas duras, el diseño y las bellísimas ilustraciones de Malota, (María del Mar Hernández Fernández), hacen de Un paseo por la vida de Simone de Beauvoir una pequeña obra de arte.

Simone 2

Qué bien explica la autora que leer la obra de Simone de Beauvoir es mucho más que leer su vida y pensamiento, porque es además una forma de pasear por un tiempo y un lugar, es leer historia. He dedicado estos días a vagar por la vida de una y otra, la vida de Simone y la vida de Carmen, de sus vidas como ávidas lectoras que las convierte en mujeres críticas con el mundo que les rodea. Leo ahora a Carmen y recomiendo su libro a todas, como hace pocos días leía a Rosa Montero y hace un poquito más a Leticia Dolera y me doy cuenta de que todas se han dado cuenta de lo importante que es compartir experiencias para poder conocernos, escribirnos, exponernos para que todas comprendamos que frenar y desmontar el patriarcado depende sobre todo de nosotras mismas:

“Me ha costado casi treinta y un años de vida darme cuenta de que criticar o envidiar a otras mujeres me debilita, me causa dolor e inseguridad. Es más, el feminismo me ha ayudado a vislumbrar una idea esencial que poco a poco está cambiando mi vida y mi relación con las mujeres: desde niñas el patriarcado nos educa para competir entre nosotras, para destacar, para ser mejores que las otras, y nos convierte en enemigas. Así las cosas, era normal que Simone y Mary reaccionaran de esta forma; al fin y al cabo, Simone era la novedad la “existencialista guapa…”

Y así es como esto funciona, vamos recogiendo el testigo de las que nos preceden, nos vamos leyendo y nos vamos comprendiendo, ahora ya sabemos que cuando una mujer habla con otra mujer todo puede empezar a cambiar a su alrededor, porque Simone nos dijo que la mujer se hace, no nace, pero nosotras debemos aprender a hacernos y para ello debemos ver en otras mujeres a nuestras alidadas y no a nuestras enemigas.

Yo también, como muchas otras mujeres, tengo en mi poso lector la lectura de Mujercitas, hoy sé que me hubiese gustado poder compartir esta lectura con el resto de mis amigas, pero hay cosas de las que no se habla cuando una tiene catorce años y la cabeza llena de extrañas ideas… Carmen me ha recordado que yo, como muchas otras lectoras, fuimos y nos sentíamos como extraños personajes dentro de nuestra propia novela. Ahora, siendo ya todas adultas, vemos que lo que cada una de nosotras pretendíamos a nuestra manera era poder ser la protagonista de nuestra vida, poder conjugarnos e individualizarnos en nuestro propio verbo SER.

P.D: He terminado esta reseña, como verán, sin la necesidad de hablar de Sartre, que naturalmente está en el libro de la misma manera que estuvo en la vida de Simone de Beauvoir.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *