Publicado el

Animalotes 2, Aaron Blabey

Animalotes 2

Animalotes 2¡Han vuelto los animalotes! ¿Os acordáis que hace poco os hable de esta banda aquí? Pues ya tenemos la segunda parte de las aventuras de esta pandilla de malos malotes que quieren ser buenazos. Ya está aquí Animalotes 2.

Tras su intento en el primer tomo de salvar a los perritos que estaban atrapados en una perrera, el señor Lobo, el señor Tiburón, el señor Serpiente y el señor Piraña volverán a juntarse para hacer el bien. Y es que aquella misión no obtuvo los resultados que esperaban. Resulta que en las noticias hablaron de ellos como unos chiflados que habían aterrorizado a los perros de la perrera. Además, el guardia de seguridad los describió como una banda de maleantes muy peligrosos. Pero, ¿cómo puede ser? Si nuestros amigos pretendían hacer el bien. ¡¡Ellos querían ser héroes!! Algo ha ido mal, está claro.

Vale, no pasa nada. Un fallo lo puede tener cualquiera, ¿verdad? Hay que remontar, hay que buscar una nueva misión que por fin les haga ver a todos quiénes son estos animales en realidad: unos buenazos, unos salvadores, unos héroes. Y para ello, el señor Lobo tiene una nueva idea: colarse en la granja de gallinas Buenaventura y liberar a esas pobres gallinas apiñadas en sus jaulas sin espacio para jugar y sin luz solar. No me digáis que las pobres gallinas no se merecen ser rescatadas por la banda. Es una idea genial, esta vez nada puede salir mal. Además, al señor Serpiente este plan le parece fenomenal. ¿O será que las gallinas le parecen muy apetitosas? No, no, no. Él también es un buenazo.

Pero claro, no todo iba a ser coser y cantar. Hay un ligero problema: resulta que la granja de gallinas Buenaventura es algo así como una prisión de máxima seguridad. Sus muros de acero, sus alarmas, sus vigilantes y rayos láser hacen que resulte imposible colarse dentro. Esta vez necesitarán ayuda y para ello contarán con Piernecitas, una tarántula espantosa de igual fama que el resto de la banda pero que, en el fondo, también es un buenazo y además, todo un superhacker. Justo lo que necesitan para poder acceder a la granja. Parece que todo irá mucho mejor que la anterior vez y, en cierto modo, así será. Esta vez sí que cooperarán como un auténtico equipo. Ahora sí que son la banda de los buenazos.

Pero nuestros amigos no contaban con que acabarían mezclándose con la cobaya más mala de todas las cobayas. Una cobaya que busca venganza, ¿quiénes se han creído ellos para liberar a sus gallinas e irse de rositas así? Ni hablar. La venganza, lectores, nos espera en el siguiente tomo de Animalotes. Estoy deseando averiguar cómo se las van a apañar esta vez, ¿y vosotros?

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *