Publicado el

Sol de mayo, de Antonio Manzini

Disfruté como cualquiera de la trilogía de Stieg Larsson, de las interminables cuitas doméstico-criminales de las novelas de Camilla Läckberg, de las novelas-protesta de aquel dúo seminal que formaron Maj Sjöwall y Per Wahlöo y, sobre todo, de la mala leche y el espíritu destroyer de mi favorito, el señor de los señores de las letras criminales escandinavas, Leif GW Persson. Dicho esto, todo tiene un límite, hasta el gusto por algo que nos agrada sobremanera; en este caso, por la novela policíaca del norte de Europa. Ya son años desde que llegaron los primeros aires de esa moda, y…

Lee la reseña completa