Publicado el

Diario de un bloguero en el Premio Planeta (IV): Un sueño cumplido

gala-premio-planeta-3El fin de semana temático llega a su fin. Con esta cuarta entrega, escrita ya desde casa, toca decir adiós a dos días mágicos llenos de atenciones, buena literatura, mejores acontecimientos y sobre todo, mucho glamour. Pero bueno, no nos dejemos llevar por el bajón del momento y retomemos el relato donde lo dejé la última vez. Al fin y al cabo, ¡queda lo mejor del fin de semana por contar! España ya tiene una nueva reina literaria (si no lo era ya antes…), la donostiarra Dolores Redondo, que se alzaba con el Premio Planeta 2016 rondando las doce de la noche en una gala de ensueño, algo así como una macroboda con mil invitados en la que todo el mundo está feliz y la gente brinda y charla animadamente. Solo hay una (pequeña) diferencia. En la gala de ayer nadie grita “¡Viva los novios!”. Menos mal.

Pero a lo que íbamos, hablemos de la gran noche. Mientras el grupo de periodistas llegábamos al Palau, el rumor era ya incesante… “Dolores Redondo, será Dolores Redondo”. La rumorología aclaraba el nombre del ganador, no tanto el del finalista. Lo de Marcos Chicot también se oía, aunque no de forma tan clarividente. Una vez dentro, llega el momento del cóctel, en el que políticos (y sus guardaespaldas), periodistas, famosos y algún que otro escritor (menos de los deseados en una gala literaria) compartían vino y canapés mientras esperábamos con ansia el momento para comenzar la cena. Y una vez en la cena, vuelvo a repetirme… ¡qué bien lo hace todo la gente de Planeta! Un menú de altura compuesto de un buen entrante (Ensalada de langostinos, hortalizas y brotes tiernos con vinagreta de cava), un principal de categoría (Corvina y viera soasados, cachelos y jugo de galeras) y un poste absolutamente exquisito (Crujiente de chocolate blanco y negro con coulis de frutos rojos), regados convenientemente con buenos vinos y acompañados en todo momento por conversaciones amenas con mis compañeros de mesa, sobre todo los que tuve más cerca, Alberto (Actualidad Literatura), Anika (Anika entre libros) y Anna (Segre).

gala-premio-planeta-7     gala-premio-planeta-5     gala-premio-planeta-6     gala-premio-planeta-8

Tras una eliminación paulatina de las diez obras finalistas, cerca de la media noche llegaba el momento cumbre, ese momento que todos llevábamos esperando desde que llegamos a Barcelona. La periodista Lourdes Maldonado hacía oficial algo que ya era un secreto a voces. Marcos Chicot se convertía en finalista del Premio Planeta con la novela El asesinato de Sócrates y Dolores Redondo se alzaba con los más de 600.000 euros del premio gracias a su novela Todo esto te daré, sucediendo como ganadora de tan prestigioso galardón a Alicia Giménez Bartlett, otra de las reinas españolas de la novela negra.gala-premio-planeta-1

Dolores subía al estrado entre el aplauso de la gente, recogiendo el Premio Planeta de manos de Felipe VI visiblemente emocionada. Y es que la escritora va quemando etapas a pasos agigantados. Su famosa trilogía protagonizada por Amaia Salazar cuenta con miles y miles de seguidores dentro y fuera de España; y por si esto fuera poco, en marzo del 2017 podremos ver en el cine la adaptación de El guardián invisible, la primera de su tríptico dedicado al Valle del Baztán. Pero el momento más emotivo de la gala lo protagonizó Marcos Chicot. El talentoso escritor madrileño (que ya estuvo entre los diez finalistas en 2012), con la voz quebrada, dedicó el premio a su hija Lucía, esa niña nacida hace siete años con Síndrome de Down que hizo a su padre replantearse la vida, abandonar su carrera profesional y dedicarse enteramente a la tarea de ser escritor. Sin duda fue el momento de mayor emotividad de la gala, tanto para su protagonista como para todos los que estuvimos allí.

Y una vez hecha la foto de rigor con las autoridades y la posterior rueda de prensa para conocer un poco mejor las dos obras ganadoras, llega el momento de soltar la tensión y emoción acumulada en la fiesta final. Con el gin-tonic en la mano, toca hacerse fotos y brindar por un fin de semana espectacular. La sala está llena de periodistas, así que el rumor y el cotilleo tampoco puede faltar. Y se ve por la sala a esa presentadora de la casa que “tarde o temprano escribirá una novela y ganará el Planeta”, o a ese polémico presentador-escritor que debate amistosamente durante casi una hora con un político mientras sus respectivas acompañantes siguen la conversación con aparente desinterés. Y aunque se hizo de rogar, a mitad de noche nos honra con su presencia la reina de la noche. Y no, no hablo de Letizia Ortiz. Hablo de Dolores Redondo, cuya relajación había aumentado una vez superado el shock inicial pudiendo departir alegremente con su gente más allegada. Eso sí, siempre con la estatuilla del Premio Planeta en la mano.

gala-premio-planeta-4Y llega el momento de dar carpetazo al asunto. Tan rápido como vino se fue el Premio Planeta. Dolores Redondo veía cumplido uno de sus sueños de adolescencia. Y yo no diré que asistir a esta gala fuera también un anhelo de juventud, pero cuando uno estudia periodismo, aunque no lo ejerza de manera profesional, siempre sueña con tener la oportunidad de vivir una experiencia de tal magnitud. Por eso hay que agradecer a Planeta varias cosas. Primera, confiar en LibrosyLiteratura por tercer año como una de las webs literarias más importantes de España. Y segundo, y sobre todo, por tratar a los medios con una amabilidad, atención y dedicación dignas de elogiar. Y vuelvo al símil de las bodas al igual que en el primer párrafo. Invitar a cientos de personas a una boda es sencillo. Pero hacer que todos los invitados se sientan satisfechos es algo complicadísimo; y os lo dice uno que acaba de pasar por vicaría.

Y si hay algún suspicaz en la sala (que siempre los hay), que no intente buscarle tres pies al gato. Con todo esto la editorial no busca asegurarse un año de buenas reseñas por nuestra parte. Aquí siempre seguiremos con nuestra política de publicación. Si un libro nos gusta, lo reseñaremos. Y si un libro no nos gusta, se quedará sin reseñar, aunque sea de Planeta. Ellos nos agradecen nuestro trabajo de una manera única y privilegiada. Y nosotros se lo devolvemos de la mejor manera posible, reseñando cada año cientos de buenos libros y luchando junto a ellos con un objetivo común, defender la literatura y la cultura sobre todas las cosas.

Hasta el año que viene…

gala-premio-planeta-2

Otros libros recomendados
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *