Publicado el

Un final perfecto

final perfecto

Un final perfecto, de John Katzenbach

final perfectoRecuerdo que, allá por el 2005, apareció una serie que, a todos los amantes de los casos de asesinos en serie, nos gustó sobremanera. Estoy hablando de Mentes Criminales que supuso un soplo de aire fresco a las series sobre criminales. Más o menos, es lo que sucede con este autor que nos ocupa. Hace años, concretamente en el 2003, aparecía en nuestras librerías una historia de suspense y asesinato que hizo las delicias de más de uno. Hablo de “El psicoanalista” que instauró el inicio del boom de las novelas policíacas y que, hoy en día, se mantiene en unos niveles de venta que suelen asustar por el gran volumen de gente que mueve. Por ello hago este paralelismo, una vez más, entre serie y literatura, porque autores como John Katzenbach y series como la que he mencionado antes, sentaron unas bases que fueron de agradecer para los dos mundo en los que se mueven. Así que ahora sólo nos queda que os sentéis, y disfrutéis de esta nueva historia que, os prometo, os recorrerá el cuerpo como un escalofrío.

…has sido elegida para morir. En una pequeña localidad, tres mujeres pelirrojas reciben una carta donde se les avisa que van a morir. Ninguna sabe el día, la hora, ni la forma en la que lo harán, sólo saben que alguien ahí afuera, que se hace llamar Lobo Feroz está dispuesto a cazar a sus Caperucitas privadas y a no dejar ni siquiera los huesos.

 

Si pensamos seriamente en el mundo de los asesinos en serie, todos nos encontraremos asombrados con la capacidad de invención que rodea alrededor de su mundo. Prácticas extremas, asesinatos perfectamente hilvanados en su planteamiento, y en ciertos casos, una violencia extrema ante sus víctimas. Al final, todo suele acabar con un baño de sangre. Pero, ¿qué nos sucedería si, como en “Un final perfecto”, nos encontráramos ante una amenaza que no se sabe cuándo va a verse hecha realidad? Esto es lo que nos plantea John Katzenbach. Más allá de los golpes de efecto que nos regalan otro tipo de autores, en los que los fuegos artificiales premian sobre la trama, en esta novela nos encontraremos con una radiografía psicológica tanto del verdugo como de la víctima. No hay que olvidar de una cosa: esto es el juego del ratón y el gato. Durante toda la trama de la historia, nos veremos inmersos en la mente de un asesino que no tiene ninguna piedad con sus víctimas, a las que considera únicamente capítulos que narran en una historia; y a la vez nos encontraremos con el lado opuesto y a la vez complementario, de las pelirrojas que se sienten amenazadas y que no pueden hacer nada por evitarlo, hasta que ya es demasiado tarde. Ese es el gran acierto de “Un final perfecto”. Mucho más allá de una historia de asesinatos sin sentido que llenan las páginas de un color rojo, esta historia es un perfecto análisis de lo que debe encontrarse dentro de la mente de aquellas personas que, por numerosas razones, han llevado su vida hasta el extremo de matar a inocentes que simplemente estaban en el sitio equivocado, en el momento equivocado.

Puede que esta no sea la mejor novela del John Katzenbach. Pero desde luego, es una de sus obras más logradas, una de esas historias que disfrutas de arriba abajo, de izquierda a derecha, desde el principio hasta el final, en el que sigues con la misma intensidad que sus protagonistas sus pensamientos, sus emociones, y te sientes igual de enjaulado que Caperucita Roja en las fauces del Lobo Feroz.

Porque, ¿si pudieras decir que una novela te ha puesto el corazón en un puño, no será que está lo suficientemente bien creada para que haya que darle una oportunidad?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *