Publicado el

La chica que soñaba con una cerilla y un bidón de gasolina (II)

la chica que soñaba con una cerilla y un-bidón de gasolina

La chica que soñaba con una cerilla y un bidón de gasolina, de Stieg Larsson

la chica que soñaba con una cerilla y un-bidón de gasolina

 

Cuando reseñé Los hombres que no amaban a las mujeres les comenté que leerla representaba subir a un tobogán y arrojarse a toda velocidad, por la dificultad de su primer capítulo y por el vértigo, la rapidez y el compás del resto de la novela; el primer tomo de la saga Millennium me sorprendió muchísimo, ya que creía que iba a encontrarme más con literatura de verano, que con una verdadera joya literaria. ¿Recordaré igual la continuación de la saga? ¿Quedará en mi memoria La chica que soñaba con una cerilla y un bidón de gasolina? La respuesta no es “ní”. Tampoco es “no”. Digamos que es “ni”

La chica que soñaba con una cerilla y un bidón de gasolina narra, entre otras tantas cuestiones, temas tan importantes como el tráfico de mujeres para ejercer la prostitución y la vinculación de políticos, policías y periodistas en ese oscuro y repudiable negocio; ésta será la investigación que nos mantendrá adictos a lo largo de las casi 800 páginas que contiene el libro; mientras tanto, y sin ser para nada un tema secundario, conoceremos qué fue de los principales personajes de Los hombres que no amaban a las mujeres: Lisbeth Salander y Michael Blomkvist; así podremos ver a la joven hacker disfrutando de un merecido y millonario descanso por el Caribe y al afamado periodista deleitándose en las mieles de la victoria, tras el descubrimiento del Caso Wennerström, que recuperó su credibilidad y convirtió en un éxito total a la revista de investigación Millennium.


Sin embargo, ambos no dejan de pensarse. Y es cuando entra en juego otra de las tramas de la novela, esa que está compuesta por el sentimiento mutuo que se tienen y que el autor sabe llevar de una manera única, entregándonos pequeñas dosis puntales del tema, como para mantenernos atrapados y que haría que estuviéramos dispuestos a leer dos mil páginas más, si fuera necesario, para conocer el final de esta historia de amor, porque al fin y al cabo es de amor, pese a que no siga los caminos habituales y rompa con todos los moldes a los que estamos acostumbrados.

Contar más acerca del contenido del libro podría derivar en que se conozcan momentos que eliminarían el factor sorpresa de la novela, así que continuaré expresando mis sensaciones, sin revelar demasiado.

Leer la segunda novela de la saga Millennium nos entregará un repertorio de sensaciones diversas, que van desde la absoluta adicción, pasando por etapas difíciles de transitar y terminando con una extensa, a veces demasiada, cantidad de personajes, del que Lisbeth Salander se erigirá, una vez más, como el más interesante de todos; en esta edición nos adentraremos definitivamente en su infancia y adolescencia, además de en sus mayores miedos, temores y venganzas; Salander comenzará a mostrar sutiles cambios que dejarán en claro que el momento de revisar el pasado ha llegado, que la necesidad de comprender el porqué es como es se torna urgente, que es necesario poner en palabras aquello que hasta ahora solo había llamado “Todo Lo Malo”. Que es hora de madurar.

Literariamente hablando, la novela está peor escrita que el primer tomo de la saga, pero una vez más, la magnífica historia supera todo y permite camuflar varios errores (descripciones sosas, repeticiones innecesarias, fragmentos bastante confusos) y momentos en los que uno siente que la novela se abre demasiado, que le sobran al menos 250 páginas y que, como dijimos, si tuviera diez personajes secundarios menos sería más clara y mejor.

Pero… ¿Entonces no está buena esta novela? Todo lo contrario: ¡Es magnífica, adictiva, atrapante, reveladora, llena de acción y con una trama muy inteligente!

El final, (tranquilo, no lo contaré) tiene un ritmo apasionante aunque abierto, es prácticamente visual (yo sentí que estaba viendo más que leyendo) y cuenta con una acción pocas veces vista. Recuerdo que en una escena en particular mi corazón no dejaba de golpearme el pecho con toda la fuerza posible.

Ahora dejaré pasar un tiempo antes de leer la tercera y última parte de la saga Millennium, ya que si bien uno disfruta mucho de leer a Stieg Larsson, también es verdad que termina agotado mentalmente, sintiendo que fue parte integrante del libro y no solo un mero lector, lo que, sin embargo, constituye un mérito que inclina la balanza más hacia el “sí” que hacia el “ni”

6 comentarios en “La chica que soñaba con una cerilla y un bidón de gasolina (II)

  1. Coincidio plenamente con la reseña hecha. Hace poco tiempo que terminé el segundo volumen de Millennium, y tengo que reconocer que me ha gustado más que el primero. Quizá porque el primero me pilló de sorpresa, no estaba acostumbrada a una literatura así y quizá me resultó difícil de leer. Pero para este segundo libro ya estaba lista, y la narrativa me enganchó mucho más. Coincido plenamente en su opinión acerca del final trepidante, me pasó lo mismo: me sentí protagonista del mismo. Tengo el tercero en mi estantería, esperando para ser leído, pero creo que necesitaré un tiempo de reflexión sobre el segundo antes de aventurarme con él.

  2. La verdad es que la película me quito las ganas de leer el libro; no la acabé, de modo que imagínate…, Pero, pensándolo a fondo, las películas, casi siempre, fallan a fabor de los libros: Drácula, El retrato de Dorian Gray… Este tema tiene miga, el hecho de que una obra increíble, como Drácula, tenga tan mala adaptación al cine, no lo entiendo. Aunque no vi la antigua que es la que todos insisten en que vea; habrá que verla.
    Buen artículo, saludos.

  3. Esta segunda parte me gustó un poco menos que la primera. Y es que Los hombres que no amaban a las mujeres fue una auténtica sorpresa para mí. Me encantó y superarla estaba muy difícil. Pero tengo que darte la razón sobre esta novela. Es muy adictiva, la empiezas y necesitas leer más. Saber cómo continúa la historia. Saber más de Lisbeth. Me encanta este personaje. Felicidades por esta gran reseña.
    Besotes!!!

  4. Patricia, El final es genial, trepidante, de película!!!!!! Gracias por leer y comentar la reseña, saludos!

    Pd: yo tampoco me animo aun a la tercera parte =)

  5. Michael, yo no vi la peli, pero te aseguro que los libros valen la pena; tal vez si dejas pasar un tiempo, y te animas, te saques el mal trago de la película! Saludos!

  6. Margarita, coincido con vos, la primera parte es mejor que la segunda; dicen que la tercera es la mejor, pero aun no la leí; saludos y gracias por leerme y comentar!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *