Publicado el

La ciudad de las sombras, de Victoria Álvarez

La ciudad de las sombras

La ciudad de las sombrasEs algo insólito, que muy pocas veces ocurre, encontrarte con un autor o autora que nunca te decepciona y que consigue que todas sus historias tengan todos los elementos que necesita un libro para encandilarte y dejarte huella hasta mucho después de leerlo. Después de una época de lecturas buenas, que sin embargo no han llegado a ser especiales para mí, encontrarme de nuevo con la pluma de Victoria Álvarez ha sido algo increíble que esperaba con creces. Sobre todo después del listón tan alto que dejó su anterior trilogía, Dreaming Spires. Pero vayamos al grano…

La India. 1920. Bhangarh, la ciudad de las sombras: una ciudad encantada en la que nadie se atreve a entrar al caer el sol… Bueno, hay alguna excepción. El matrimonio Lennox acude allí desde Londres para investigar la misteriosa desaparición de dos de sus compañeros arqueólogos. Y desde aquí todo comienza a complicarse…

Victoria Álvarez ha vuelto a sorprenderme una vez más, con una historia en la que todos sus ingredientes han logrado maravillarme por completo. Desde su increíble ambientación, en la que demuestra su amplia documentación,  como ya nos tiene acostumbrados a aquellos que ya conocemos sus métodos, hasta su brillante pluma y creación y desarrollo de los personajes.

A pesar de que el escenario y la época escogidas para esta novela no es nada fácil, por los tiempos convulsos que corrían en aquella época y una cultura tan diferente a la nuestra, esta autora demuestra una vez más documentarse como nos tiene acostumbrados para ofrecernos todo tipo de detalles con el objetivo de que la historia se acerque a la realidad lo máximo posible. Y esto se percibe en cada uno de los capítulos, desde los detalles de la vestimenta, la comida y las costumbres indias, entre otras.

Y aunque este aspecto es clave en este caso para relatar la historia que sucede en La ciudad de las sombras, otro punto clave y que creo que en esta novela destaca por encima de todo lo demás, son sus personajes. Tanto si ya te habías encontrado con algunos de ellos en sus anteriores novelas, como si los conoces por primera vez, estos personajes consiguen ganarse un hueco en tu corazón desde las primeras páginas. Las relaciones que se construyen entre ellos, su valentía y humanidad, los errores que también cometen, les convierten en personajes que, para vivir en el siglo pasado, sentimos tan cercanos a nosotros que no resulta difícil empatizar con ellos en cada uno de los capítulos.

En esta ocasión, me gustaría destacar a Helena Lennox, nuestra nueva protagonista, una joven aventurera, rebelde, pero también tierna y cariñosa, con ganas de probarse a sí misma, que ha conseguido que ría, sufra y me enamore junto a ella a partes iguales. Y es que es imposible no encariñarte con este personaje e incluso sentirte identificado con las locuras que comete a lo largo del libro. Porque, ¿quién no ha cometido locuras a sus diecisiete años? ¿Y quién no querría volver a esa edad para vivir las aventuras que ella vive?

La ciudad de las sombras era una de mis lecturas más esperadas de este año, por no decir la que esperaba con más ansias, y no ha supuesto ninguna decepción. Con las dosis perfectas de aventuras, romanticismo, familia, sorpresas y misterio, este conjunto ha supuesto que esta lectura haya entrado de lleno en una de mis favoritas del año. Pero esto no es lo único que la ha hecho especial para mí. Algo tienen las historias de Victoria Álvarez que hacen que nunca te olvides de ellas. No sé si serán sus personajes o las aventuras que narra, que hacen que quieras vivirlas junto a ellos y que hacen que te olvides de todos tus problemas. Lo que sí sé es que seguiré leyéndolas con la ilusión y la certeza de que seguirán dejando una huella muy importante, en mí y en todos a los que se las siga recomendando.

Otros libros recomendados

Un comentario en “La ciudad de las sombras, de Victoria Álvarez

  1. Hola, pues no conocía nada de esta autora, pero está claro que tengo que ponerme manos a la obra, pero rapidito…gracias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *