Publicado el

La piedra de la paciencia

la-piedra-de-la-paciencia

La piedra de la paciencia, de Atiq Rahimi

la-piedra-de-la-paciencia
la-piedra-de-la-paciencia

Termino de leer La piedra de la paciencia, de Atiq Rahimi, y lo primero que pienso es que me gusta ser mujer. Y sé que les puede resultar difícil entender que ese sea mi primer sentimiento tras la lectura de este libro, que cuenta la historia durísima de una joven mujer afgana cuyo marido, un héroe de guerra yihadista, se encuentra en coma después de una reyerta.  Ella está sola, abandonada por todos, ante el cuerpo inerte de su marido. En el resto de la casa están sus dos hijas pequeñas… Y fuera, la guerra

¿Fuera?

Las guerras nunca quedan fuera.

Sí, me gusta ser mujer, porque al fin y al cabo, los hombres también tiemblan de miedo, también sufren, aunque ella, nuestra protagonista, aun es joven para saberlo, y recrimina a su marido ese estado aparentemente indoloro, porque ella es la que sufre, ella es la que llora, ella es la que está sola. Ella no sabe que hay ocasiones, sobre todo en tiempos de guerra, que también los hombres son juguetes en manos de otros hombres. Pero los hombres no lloran ante los hombres, los hombres matan …

Existe un mito persa llamado “sangue sabur” (Subtítulo del libro) que se traduce por «la piedra de la paciencia». Se trata de una piedra mágica a la que le cuentas tus penas y sufrimientos más profundos, algo así como un confesor en el que descargamos nuestras miserias. La piedra escucha pacientemente hasta que un día explota, momento en el que uno queda liberado.

Ahora me he informado que existen leyendas en todas las culturas sobre piedras de la paciencia, recordemos la Kaaba de la Meca, que se supone que cuando no pueda soportar ni una desgracia más y estallará y llegará el Apocalipsis… Y motivos tendría para estallar ya, creo yo.

Me ha sido imposible no pensar, al ver la puesta en escena de la narración, en la obra de Delibes, Cinco horas con Mario. Pero hablo solo de la puesta en escena, porque Mario no es un señor de la guerra, ni Menchu la mujer de un héroe, pero su monólogo frente al ataúd de Mario también es el de una mujer que vacía y escupe todo su dolor, que cuenta todo aquello que no ha podido decirle antes, por miedo, por escrúpulos, por desidia… Y a través de esas palabras, conocemos una vida, una familia, un país, pero sobre todo conocemos un poco más del ser humano.

Muchos, a estas alturas, ya habrán visto la película, yo no, aunque conozco a la protagonista y he visto algún corte; si es así, si la han visto y les ha gustado, no les importe leer el libro, porque podrán disfrutar del bellísimo lenguaje de Atiq Rahimi, lírico y poético, sí, pero duro, tan duro como la propia piedra de la paciencia.

La piedra de la paciencia, dicen que es un canto al horror de las guerras, dicen que habla de la opresión a la mujer y del fanatismo de las personas; y es eso, claro que sí, pero es mucho más, es literatura que roza y hace rozar la razón y el sentimiento, y que termina como termina la  vida.

Y no, no es una novela para mujeres, ni escrita para mujeres, es una historia para seres humanos, es una joya para el pensamiento divinamente creada por Atiq Rahimi y exquisitamente traducida por Elena García-Aranda, otro acierto editorial para estos Nuevos Tiempos de Siruela.

Susana Hernández

6 comentarios en “La piedra de la paciencia

  1. Leí el libro, así que creo que entiendo bien tu comentario sobre que te gusta ser mujer 🙂 Este libro es una delicia, recuerda mucho a Cinco horas con Mario, pero aporta otras cosas, además de una cultura distinta que hacemos lejana pero que no está, en verdad, tan alejada. Una joyita, efectivamente.

    Saludos!

    1. Lo bueno de estos libros es que van dirigidos a la humanidad, independientemente de donde habite o de que religión tenga. Me alegra coincidir en que el libro es un joyita difícil de olvidar. Esos son buenos libros, sí señora!

      Graciaspor tu comentario y… Un abrazo!

  2. Hola Susana! Me suscribo a todo lo que dices. Esta es una novela muy muy dura, escrita con un maravilloso lenguaje. Gracias por reseñarla tan bien porque dan ganas de leerla y no se merece nada menos.

    ¡Un abrazo!

    1. Gracias a ti por tu comentario, Marta!!!!! Siemrpe que leo este tipo de libros pienso en el el o la traductora, que gran trabajo hacen algunos y cuánto nos facilitan las cosas a los lectores.
      Ni te imaginas lo que me alegra que tantas hayamos leído este libro…

      Besicos !!

  3. Esta vez sí sé de qué va exactamente el libro que nos traes, porque he visto la película. Me gustó mucho, y leer el libro en el que se basó la pelicula puede ser de lo más interesante, y más cuando encima se puede disfrutat de esa forma tan poética y lírica con oa que dices que está escrito.
    Estoy contigo en que esto no es literatura para mujeres, ni para mujeres, es más, bien pudiera ser lectura obligatoria para los hombres de este tipo de culturas, jeje.
    El final, fantástico.
    En fin, Susana, siempre esoogiendo tan bien.
    Un abrazo 😀

    1. Es un gusto encontrar gente como tú, a la que, a pesar de conocer la historia por haber visto la película, no le importa acercarse al libro por el placer de disfrutar de la buena literatura, degustar esa forma tan fina de escribir… Es un lujazo ser leída por alguién así. Gracias!
      Espero, Icíar que disfrutes del libro … Y claro, el final da sentido a todo el libro 😛

      Besicos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *