Publicado el

Lost in Translation, de Ella Frances Sanders

Lost in translation

Lost in translationTengo varias editoriales fetiche (no diré cuáles, pero si leéis mis reseñas encontraréis una pista). Lo que sí voy  a deciros es que la editorial Libros del Zorro Rojo está entrando en esa lista a pasos agigantados. ¿Por qué? Porque saca libros ilustrados (one point), porque rescata clásicos (two points) y porque publica libros originales y bonitos (three points!). Así que: ¡enhorabuena, Libros del Zorro Rojo!, ¡Moláis!

El libro del que hoy os hablo, Lost in translation, me toca la patata y me trae recuerdos de cuando una era universitaria y asistía a más cafeterías que clases en Granada. A pesar de que la carrera me la saqué en todas esas cafeterías, (¿verdad, querida Carmen?) y que disfruté de más becas Erasmus que un estudiante al uso, al final acabé siendo Licenciada en Traducción e Interpretación. ¿Vosotros os acordáis de los motivos por los que elegisteis vuestra carrera o profesión? A mí siempre se me han dado bien los idiomas. En el instituto hacía una labor social muy grande y altruista dejando que algunos compañeros copiaran mis exámenes de inglés para poder aprobar. Total, a mí no me costaba nada. Aunque ahora que lo pienso debería haber copiado yo sus exámenes de matemáticas, porque eso sí que se me daba mal. El caso es que durante mis años de instituto estudié inglés y francés, y como me interesaban mucho las palabras, los idiomas y las culturas decidí estudiar Traducción e Interpretación. Durante la carrera he estudiado varias lenguas: portugués, catalán, inglés, gallego, francés y hasta tres clases de chino (no era lo mío). Parece que esto sea Linkedin y que esté ofreciendo yo mis servicios (oye, que si alguien quiere contratarme como traductora, aquí estoy), pero en realidad todo este tostón que os he contado es para justificar porque me emocioné cuando supe que la editorial Libros del Zorro Rojo publicaba un libro titulado así.

Lost in translation (no tiene nada que ver con la genial película de Sofía Coppola), es un librito escrito e ilustrado por Ella Frances Sanders. Ya en la portada podemos leer lo que nos vamos a encontrar entre sus páginas: un compendio ilustrado de palabras intraducibles de todas partes del mundo. Comprenderéis ahora que, como traductora, me parece un libro realmente curioso. Siempre me han gustado esas palabras que no tienen traducción, que sólo existen en determinado idioma y que nos cuesta, de algún modo, explicarlas en otras lenguas. Como se dice en la introducción del libro, es fascinante que en un mundo tan conectado e intercomunicado, todavía existan palabras de este tipo. Palabras que hacen que nos perdamos en la traducción tratando de explicarlas. Es realmente curioso, ¿verdad?

Lo bueno de estas palabras intraducibles es que consiguen poner nombre a sentimientos que ni siquiera podemos explicar en nuestra propia lengua. Estoy segura de que cuando las leáis os sentiréis identificados con lo que quieren expresar y alguna vez habéis sentido la necesidad de que esa palabra existiese. Están ahí, esas palabras existen, aunque puede que en idiomas tan desconocidos para nosotros como el finés, el urdu o el yidis.

Voy a deciros mis favoritas. Cuando leáis el libro, seguro que encontráis las vuestras propias.

En Neerlandés existe el adjetivo Gezellig, que sirve para definir algo que es mucho más que íntimo o acogedor, una sensación de calidez muy placentera que connota el tiempo compartido con los seres queridos. Preciosa, ¿eh?

Kilig, es un sustantivo que se usa en Tagalo para definir algo que todos conocemos: esa sensación de tener mariposas revoloteando en nuestro estómago.

En griego, el adjetivo Meraki, significa entregarte con todo tu corazón a algo, como cocinar, y hacerlo desde el alma, con creatividad y pasión.

La palabra Boketto significa en japonés perder la mirada en la lejanía sin pensar en nada en particular. La traducción más parecida es empanarase. Y a la menda le pasa mucho.

El verbo sueco Fika también me encanta: reunirse en torno a un café y algo dulce para darse un respiro de la rutina y charlar durante horas.

Lost in traslation es un libro que recomiendo sobre todo a los curiosos, a los amantes de las palabras y sus significados. Os gustará.

Otros libros recomendados

2 comentarios en “Lost in Translation, de Ella Frances Sanders

  1. Gracias por este artículo tan bonito. Me he sentido muy identificada con tu historia, sobre todo en lo de dejarme copiar en los exámenes de inglés… y en lo de ser mala en matemáticas. Yo también soy traductora y me fascinan todas estas “palabras intraducibles” y los problemas para traducir conceptos culturales. Llevo tres años viviendo en Polonia y todavía me cuesta mucho explicar en qué consiste “irse de tapas” o la “merienda” (curiosamente todo el mundo entiende el concepto de “siesta”, jeje). Este libro tiene muy buena pinta, tengo curiosidad por saber si es la misma autora de estas imágenes que van por internet con palabras de diferentes idiomas que no existen en otras culturas. De cualquier modo, un tema muy interesante, sobre todo para traductores 😉

    1. ¡Hola, Luisa! Gracias a ti por tus palabras 🙂
      ¡Qué bueno que seamos compis! Intuyo entonces que decidiste estudiar Traducción casi por los mismo motivos que yo…
      Seguro que como traductora este libro te resultará muy curioso.
      Un abrazote hasta Polonia!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *