Publicado el

Los enemigos del traductor: elogio y vituperio del oficio, de Amelia Pérez de Villar

Los enemigos del traductor

Estudié Traducción e Interpretación en Granada hace casi diez años. Elegí esta carrera porque siempre me gustaron los idiomas, la gramática, la semántica y todo lo que tenga que ver con las lenguas. Desde pequeña siempre sacaba excelentes notas en las asignaturas de lengua castellana y lengua extranjeras, así que fue más o menos sencillo encontrar mi vocación. Sin embargo, si me preguntasen ahora, no sé si volvería a elegir la misma carrera. No por falta de amor a las lenguas, sino porque a lo largo de estos años he desarrollado un poco de amor-odio hacia la Traducción en mayúsculas.…

Lee la reseña completa