Publicado el

Todos estaban vivos, de Javier Bozalongo

todos estaban vivoa

Mmmm… microrrelatos. Me encantan. Me gustan mucho. Y sé de lo que hablo pues de vez en cuando escribo algunos. Puede parecer fácil. Seguramente muchos pensaréis que, “bah, sólo son cuatro líneas, eso lo hace cualquiera”. ¡Y una mierda! ¡Doble, además!, digo yo. En algún sitio leí, y recorte lo siguiente acerca de esta ya no tan nueva forma de literatura: “El microrrelato es un reto: obliga a romper moldes. Si no, más vale ni acercarse. Se necesita un lector más atento, más formado que el que accede normalmente a una novela o un libro de cuentos: hay que estar…

Lee la reseña completa

Publicado el

Yo soy más de series, de varios autores

Yo soy más de series

No sé si a ti también te ha pasado, pero no es una situación nada agradable. Enciendes el ordenador, te metes en Netflix (o en una de esas alternativas inmorales de las que nunca he oído hablar), repasas durante minutos, tal vez horas, toda la oferta de series televisivas, dudas durante aún más tiempo y al final decides apagar el ordenador y ponerte a ver Telecinco. Estás seguro de que lo que están echando en ese momento es peor que un canal que emita Ana y los siete ininterrumpidamente (perdón por la idea), pero al menos no te obliga a decidir entre los…

Lee la reseña completa

Publicado el

La cruz blasfema, de José María Cuadro

La cruz blasfema

El fin justifica los medios, o eso dicen. Pero a mí me cuesta creer que con medios mezquinos se alcancen fines nobles. La Historia está plagada de ejemplos que lo demuestran, y uno de ellos es lo acontecido durante la invasión napoleónica de España en 1808, donde unos y otros decían luchar por la libertad, aunque escondieran objetivos muy diferentes. La cruz blasfema cuenta cómo las tropas napoleónicas entraron en Madrid cuando Fernando VII apenas llevaba dos semanas de rey, tras la forzosa abdicación de su padre, Carlos IV. Pensaba el monarca que los franceses le ayudarían a consolidar su…

Lee la reseña completa