Publicado el

El balcón en invierno

El balcón en invierno, Luis Landero

El balcón en inviernoTítulo: El balcón en invierno
Autor: Luis Landero
Editorial: Tusquets
Páginas: 248
ISBN: 9788483839294

 Este ha sido uno de los libros con los que he terminado un estupendo año lector. Y este ha sido un autor al que, con esta última historia, he visto trasformarse de “mágico aprendiz” en maestro. Y es que cuando se escribe un libro como éste que nos ofrece Luis Landero se traspasa una línea imaginaria que hace crecer a autor y lector.

Siempre digo eso de que cuando uno lee un libro que le gustaría haber escrito, el autor ha conseguido el toque de magia justo no solo para atrapar al lector, sino para evocar lo mejor que hay en su memoria, el máximo nivel de complicidad entre uno y otro. Nos presenta Luis Landero un libro de esos tan especiales que solo pueden ser escritos una vez; un libro sincero y sencillo, sí, de esa sencillez casi perfecta que nos acerca a la vida del autor, pero sobre todo nos acerca a toda una época y una forma de vida pasada, una lección de narrativa brillante.

Solo hay que ver la fotografía seleccionada para la portada, es una imagen limpia, en la que la cara de Landero mirando a su abuela nos dice casi todo, y eso que aun no ha usado las palabras, porque él es el que nos cuenta la historia, pero serán otros los que darán fondo e imagen a la narración, a un tiempo y a un lugar que se va difuminando como el pasado. El cariño con que Landero mira a su abuela es el cariño con el que hay que acercarse al pasado, son esas mentiras familiares que el escritor ha hecho verdades.

En este libro de Landero he visto tres partes, la primera es un hartazgo de irrealidad, una necesidad de volverse hacia adentro, al interior del autor, a su conocimiento, a su pasado, a su origen no literario, a un mundo con solo dos libros donde uno era la Biblia. Un pasado que nos arrastra a nuestra infancia, a nuestra familia

Una segunda parte en la que descubre que se aleja de Dios para acercarse a Gustavo Adolfo Bécquer, llega la LITERATURA, su gran amor, una pasión que ya nunca le abandonará. Y será al final de la novela cuando decido que hay talento, que no es solo habilidad y astucia. Es esa tercera parte en la que estamos ante un Landero ya placeado por los mejores libros de los mejores autores, que ya sabemos que son los libros los que hacen bueno al autor, pues autores reconocidos por algunos libros pasarían sin pena ni gloria por otros de los que escribieron, y ahí está el mejor Landero, el que saca de todo lo leído y aprendido, el que selecciona las palabras como buen poeta, y las ordena, y mide el sonido y crea ritmo lector, y así, frasea frase, palabra a palabra el autor se ha convertido en escritor.

 landeroEste suele ser el devenir natural del escritor, dejar de contar historias para contar SU historia, y de entre las formas de contarla siempre hay una que engrandece al autor, contarse a sí mismo como proyección del pasado, ¿quien eres?, ¿de dónde vienes y hacía a donde vas …? Mezclar literatura, mentira, vida y verdad. Landero acierta con el fondo y con la forma, deja atrás una ficción que ya no interesa, unas mentiras superadas, y traspasa la realidad para llegar al lector, y seré yo, como lector, quien trasforme esa realidad para convertirla en la mía propia, que ni soy rural, ni soy extremeña…

Y es que estamos hablando del ser humano en toda su dimensión.

Felices lecturas 2015 !

Susana Hernández

6 comentarios en “El balcón en invierno

  1. Te ha salido redonda, redonda. Me ha encantado cómo has relacionado lo que la foto dice con lo que se puede esperar del libro. Yo creo que un escritor nace. Luego será mejor o peor en función del tiempo dedicado y el poso que vaya acumulando conforme a su experiencia y por supuesto como dices todo lo que lleva leído y que lo va enriqueciendo.
    La verdad es que sì has despertado en mí curiosidad por esa evolución, pasar de leer solo La Biblia a luego empezando por Becquer llegar a otros.
    Nunca hemos hablado de esto, pero entre los textos clásicos a los que muchas veces te has referido, haber leído La Biblia, por muy mala prensa que pueda tener hoy en día, me parece fundamental. ¿hacemos una conjunta? jajaja
    No te alarmes, mejor seguimos con los que tenemos entre manos. Mientras tanto, me llevo éste.

  2. Bien sabes, Icíar, que cuando uno termina un libro especial, la reseña se escribe sola, porque sale desde lo más intimo y profundo del lector. En relación con esa lectura conjunta ¡Cuándo quieras! jajajaja Yo la he leído muy a trozos así que no sé si la he leído entera, pero mucho de ella sí.

    Si te llevas este libro te llevas un premio, y lo bueno que tiene es que en su sencillez tiene toda la profundidad que la capacidad del lector le pueda dar.

    Mi y Un besicos !!

  3. “Mezclar literatura, mentira, vida y verdad” ya con eso le has ganado una lectora más a este libro 😉
    Ciertamente, los mejores autores, son aquellos que saben sacar de su experiencia de vida para que, aún no narrándola, impregnen la historia que escriben. Creo, como dice Icíar, que el buen escritor nace y la técnica lo hará mejor o peor. Porque hay unos que ni con toda la técnica son buenos: aburren, no enganchan, pueden ser estilísticamente correctos, incluso soberbios y sin embargo, no emocionan.

    Para las del club de lectura bíblico: si todos los días leen las lecturas del día (primera lectura, salmo, evangelio -que es lo que se lee de lunes a sábado- y las dos lecturas salmo y evangelio -llos domingos-) en tres años habrán leído la biblia completita 😉 Así que si no tienen prisa por terminar, se puede proponer así.

    Un beso a cada una,
    Ale.

    1. Luis Landero siempre que lo he leído he visto en él un gran escritor, pero como bien dices cuando el autor mezcla y expone su experiencia vital más sincera, pueden pasar cosas como lo que ha pasado en este libro, que el lector entra y se queda porque cree y participa…

      Lo de la Biblia, lo dices muy bien, yo he leído muchísimos de los salmos y gran parte de su prosa, y me parece un libro estupendo, no podría decir si lo he leído completo porque siempre lo he leído a saltos, es un libro que ayuda a la reflexión.

  4. Es el primer libro que leo de este autor, y no va a ser el último. Me ha encantado. Me ha dejado un poso de melancolía, y eso que yo no he vivido nada de lo que cuenta el libro, pero me ha dejado la sensación de que me he perdido una forma de vida que nunva va a volver. O sí.

    1. Yo estoy segura de que cuando tengamos un puñado de años más también tendremos una visión del pasado que puede causar esa impresión en el que nos escuche o nos lea 😉 El autor es muy bueno, a mí siempre me ha gustado, pero yo creo que el resto de sus libros tienen otro color. Puedes probarlo a ver que te parecen. Y ya nos cuentas

      Besicos !

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *