Publicado el

Y, el último hombre 5: el anillo de la verdad

y el ultimo hombre 5

Y, el último hombre 5: el anillo de la verdad, de Varios Autores

y el ultimo hombre 5La humanidad, cuando uno se da cuenta de las veces que ha pensado en que estaría mejor diezmada, tiene en su haber una de las novelas gráficas que mejor está creciendo en lo que va de lecturas en los últimos tiempos. Habrá quien, como siempre, no coincida conmigo, pero puedo decir sin equivocarme – o sin titubear por miedo a hacerlo, al menos -, que Y, el último hombre me ha hecho pasar algunos de los mejores momentos en estos últimos dos años en los que la serie llegó a mis manos y ya no pude dejarla. Así que, aquí estoy yo, después de cuatro números ya reseñados, volviendo a encontrarme con Yorick y todos los personajes que le acompañan, intentando desentrañar los misterios de una plaga que ha hecho desaparecer a todos los hombres del planeta y que ha conseguido que las mujeres – como en el mejor de los sueños eróticos de algunos – tomen las riendas y veamos de lo que son capaces. Y es que después de muchas aventuras, nos encontramos en el ecuador de una serie que nos va descubriendo poco a poco lo que nos ha llevado a seguir los pasos del único hombre sobre la faz de la Tierra y que dará lugar a algunas respuestas, pero también a otros interrogantes. Quizás esa sea la fuerza que entraña esta serie: ir solucionando y acumulando preguntas para que todos nosotros, los lectores que navegamos a la deriva con los protagonistas, intentemos llegar a una conclusión para, poco tiempo después, seguir planteándonos qué es lo que ha podido suceder para que nos encontremos de nuevo caminando, en este caso, a través de su quinto volumen.

Yorick tiene que hacer frente a sus fantasmas. Por si esto fuera poco, nuevos personajes saldrán a escena, que pondrán sobre las cuerdas a todos los personajes, terminando con un interrogante que hará que nos planteemos si todo lo que hemos viajado hasta ahora estaba completamente equivocado.

 

Hay que reconocer que, tras el número cuatro de esta serie, pensé que la cosa iba a decaer. El anterior número, pese a gustarme como lo habían hecho todos, me resultaba un volumen mucho más desigual, con más puntos flacos que fuertes, y que parecía que se iba por derroteros que poco tenían que ver con la historia que nos habían estado contando hasta entonces. Pero va y aparece Y, el último hombre: el anillo de la verdad y vuelve a pisar fuerte y a darnos acelerones entre pecho y espalda y a dejarnos de una pieza cuando vamos pasando las páginas y entendiendo las motivaciones que llevan a los personajes a hacer lo que hacen. Yorick, un personaje más maduro que ha tenido que enfrentarse a todo lo que había intentado olvidar, la agente 355 que tiene en su haber más misterios y sombras que luces,, la doctora Allison que intenta por todos los medios dar con el origen de una plaga, o incluso aquellas amazonas que quieren luchar contra el poder opresor del hombre, siendo ellas mismas opresoras de todas las demás. Quizá por eso, cuando uno cierra este volumen, es indispensable que se pregunte cuál es el siguiente paso, qué es lo que nos deparará el siguiente volumen, uno que implica la llegada hacia un final que, me temo, no va a ser ni remotamente parecido a lo que yo me he imaginado en mi cabeza. Esa es la grandiosidad de esta serie, y por la que babeo cada vez que aparece su nuevo volumen: la incertidumbre que, con lo mal que la lleva, hace que me muerda las uñas y que quiera saber más y más y tenga que esperar para conocerlo todo.

Es increíble cómo ha pasado el tiempo y cómo he seguido las andanzas de Yorick en Y, el último hombre. Recuerdo que empecé como que no quiere la cosa, como un recién estrenado en el mundo de la ciencia ficción, y mucho más en el de la novela gráfica, y que ahora, tras cinco números, haya encontrado una de esas series que es indispensable en mi vida como lector – porque si tuviera que ser en mi vida ahí fuera, otro gallo cantaría -. Será que es la serie adecuada, que a mí me pilló en un momento concreto en el que ciertos astros se alineaban e hicieron que cayera en mis manos. El caso es que esta nueva entrega me ha hecho recordar por qué me interesé tanto por esta serie y eso, después de cinco números, es una suerte que es imposible no compartir con todos los que estáis al otro lado de la pantalla.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *