Publicado el

Una mujer en la noche polar, de Christiane Ritter

Una mujer en la noche polar

Estoy bastante de acuerdo con eso de que el mejor viaje es el viaje hacia uno mismo, pero claro, si a ese viaje hacia uno mismo le sumas otro viaje paralelo a uno de los puntos más recónditos de la tierra, sin nadie alrededor, dentro de una pequeñísima cabaña y con noches que duran meses y un frío polar, es probable que ese viaje hacia dentro se intensifique. Si no, que se lo digan a Christiane Ritter quien, en 1934 se fue sola (imagina lo convencida que debía de estar y los bemoles que tuvo que tener) en barco desde…

Lee la reseña completa