Publicado el

Regreso a casa, de Akiko Miyakoshi

Regreso a casa

Hoy vengo a hablaros de otro de esos cuentos que son ideales para irse a dormir, como Gracias y buenas noches, del que os hablé hace poco y que pertenece a la misma editorial. Regreso a casa cuenta la vuelta a casa de una pequeña conejita en brazos de su madre. Una vuelta a casa que se produce de noche, en esa hora en que apenas hay nadie por la calle y las luces del interior de las casas empiezan a encenderse con la rutina de un nuevo día que llega a su fin. La primera ilustración, con esa conejita…

Lee la reseña completa

Publicado el

Gracias y buenas noches, de Patrick McDonnell

Gracias y buenas noches

Nunca he estado en una fiesta de pijamas ni he hecho una. No sé si es que soy muy poco americana o he tenido una infancia rara. ¿Vosotros sí? Tampoco es algo que eche de menos, pero tiene que ser divertido cuando eres pequeño. De mayores eso de andar en un saco de dormir o usar una cama ajena, como que no es lo más apetecible. (Yo es que a mi cama la quiero mucho). Os cuento este rollo no para aburriros, sino porque el libro del que os voy a hablar tiene que ver con mi introducción. Gracias y…

Lee la reseña completa

Publicado el

El suplente, de Marcelo Birmajer

El suplente

Creo que tendría como doce o trece años cuando llegué un día extasiado a casa a contarle a mi madre lo genial que era el nuevo profesor que iba a tener ese curso. Solo había estado unas horas con él, pero me había parecido completamente distinto a lo que había visto por las aulas hasta el momento: divertido, simpático, que se interesaba por nuestra opinión sobre temas que hasta entonces parecían ser exclusivos de los adultos y que incluso tocaba la guitarra en un grupo de rock. Ni en mis mejores sueños. Mi madre, siempre tan astuta, me dijo que…

Lee la reseña completa

Publicado el

Instrucciones, de Neil Gaiman

instrucciones

¿Te ajustaste bien las botas? ¿Te acicalaste los bigotes? El camino será largo, más de siete leguas, diría yo. ¿Estás preparado? ¿Seguro? Pues adelante, gatito. ¡Vamos! Despacio, no te apresures. Estate atento. Quizá te cruces con Caperucita y su nuevo amigo, el zapato de cristal y la carroza vacía de la Cenicienta dada a la fuga, los tres cerditos sin lobo a la vista, el príncipe convertido en rana y algún que otro personaje del que nunca has tenido noticias. Conócelos a todos, te caerán bien. Después, déjalos atrás, pero no pierdas el contacto. Nunca sabes cuándo los echarás en…

Lee la reseña completa