Publicado el

En mi casa no entra un gato, de Pedro Zuazua Gil

En mi casa no entra un gato
Concurso Sueños de Verano

En mi casa no entra un gatoQueridos lectores, nunca digáis “este cura no es mi padre” ni “en mi casa no entra un gato”, porque corréis el riesgo de equivocaros. Hay gente que tiene más claro que en su casa sí que entra un gato y entre ellos me incluyo. No concibo mi vida sin un gatete a mi lado. Casi desde que tengo uso de razón he compartido mi vida con un felino y es lo mejor que me ha podido pasar. De hecho, ahora comparto mi vida con Teo y Flan, dos monadas adoptadas del refugio de mi ciudad que me hacen la vida mucho mejor. Benditos gatos.

Pero también hay gente como Pedro Zuazua, el autor de este divertido libro, que tenían bastante claro que los gatos no eran lo suyo y que jamás se les habría ocurrido la idea de compartir su hogar y su vida con uno de ellos. Pero los gatos son mucho más inteligentes que nosotros, dónde va a parar. Y Mía, que así se llama la gata protagonista de En mi casa no entra un gato, seguro que sabía que Pedro se equivocaba y que, una vez se cruzara en su camino, jamás volvería a ser el mismo. Y eso es precisamente lo que ocurrió. Cuando Mía, una gatita blanca y parda, entró en la vida de Pedro los dos sabían que había llegado para quedarse. ¿Pero quién puede negarle algo a un gato cuando te ponen esa carita que pone el Gato con botas en Shrek? Imposible. Así que Mía llegó, conquistó la casa, conquistó sus objetos y, sobre todo, su corazón.

En mi casa no entra un gato es un divertido diario de las historias que se suceden desde que Mía llegó a la vida de Pedro. Y os aseguro que, con un gato, las diversiones y los buenos momentos están garantizados, porque son adorables estos felinos, pero también un poco cabroncetes cuando quieren. Además, ser “papá primerizo” es todavía más divertido, porque empiezas a conocer el carácter de estos animalitos, sus ocurrencias y travesuras e, inevitablemente, acabas por caer en sus redes (como hemos hecho todos los gatunos del mundo).

La verdad es que En mi casa no entra un gato es un libro que me ha divertido mucho y me ha hecho pasar unos momentos muy agradables recordando y, sí, riéndome a carcajadas. Pedro Zazua sabe cómo llevar el ritmo para mantenernos totalmente enganchados a sus aventuras con Mía. Por cierto, podéis seguirla en Instagram: @enmicasanoentraungato

Y es que como dice la maravillosa Elvira Lindo en el prólogo, este libro no solo nos sirve para comprender la naturaleza y el comportamiento de estos maravillosos felinos, sino que también asistimos al nacimiento y la consolidación del vínculo de verdadera amistad que se crea entre el autor y la adorable Mía.

Concurso Sueños de Verano

Un comentario en “En mi casa no entra un gato, de Pedro Zuazua Gil

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *