Publicado el

Mi madre era de Mariúpol, de Natascha Wodin

Mi madre era de Mari

 Todos conocemos a nuestros padres, hasta que un día se nos van y nos damos cuenta de lo poco que sabemos de ellos, de sus amigos de la infancia, de sus juegos, de sus propios padres y abuelos, de las alegrías y las penas que salpicaron, o quizá inundaron, sus vidas antes de que naciéramos nosotros. Es la tragedia del desarraigo, un desarraigo que no es el de la tierra, sino el de la sangre. Porque, ¿qué nos une hoy a nuestros tatarabuelos o bisabuelos, de los que no sabemos nada y de quienes, a lo sumo, no nos ha…

Lee la reseña completa