Curso de escritura creativa

Reseña del libro “Curso de escritura creativa”, de Brandon Sanderson

curso de escritura creativa

Quiero empezar esta reseña siendo sincera: no había leído ningún libro de Brandon Sanderson hasta la fecha, así que tal vez resulte un poco extraño que me decantara por leer su manual de escritura sin haber comprobado de antemano que me fuera a ser útil. Sin embargo, esto tiene una explicación: antes de saber de la existencia de este manual, yo ya me había visto muchísimos vídeos de sus clases —que Sanderson, muy amablemente, sube a su canal de YouTube— así que ya sabía lo que me iba a encontrar.

Editorial tradicional y autopublicación Libros y Literatura

Y ha sido lo que estaba buscando: un manual completísimo que es un imprescindible para todos los autores de género fantástico y de ciencia ficción.

Antes de meterme en materia, tengo que decir que si eres un autor de otro género o simplemente te apetece conocer qué se esconde detrás de la escritura, también te puede resultar útil, ya que toca temas tan interesantes como son la publicación o el desarrollo de los personajes.

En fin, vamos a ello. ¿Qué vas a encontrar en Curso de escritura creativa? Vas a encontrar un ensayo trabajado al milímetro que te cuenta la experiencia de uno de los autores mejor valorados y prolíficos del género. Él —sin tono paternalista, lo que agradezco en el alma—, nos cuenta los pasos que fue siguiendo hasta convertirse en el autor que es hoy en día. Desde ese inicio en el que escribió catorce novelas en diez años que sufrieron un rechazo tras otro, hasta llegar a ser un superventas aclamadísimo y que parece saber muy bien lo que hace. Porque él no solo es que se dedique a escribir, se dedica a estudiar la escritura, a tratar de mejorar libro tras libro. Aprende y enseña, y eso, para los que estamos empezando en este mundillo, es lo mejor que nos podría pasar.

Porque Brandon Sanderson no tiene ningún problema en compartir sus secretos con nosotros. Nos habla de técnicas, trucos, leyes que él mismo ha inventado y de las reglas que sigue a la hora de escribir. Y después, nosotros tendremos que valorar si son aplicables a nuestra escritura o no. Porque aquí viene lo más importante de este manual: en ningún momento pretende ser condescendiente e insiste una y otra vez en que la clave de un buen escritor es conocerse a sí mismo y a su escritura. Él nos da muchas herramientas, pero puede ser que no nos sirvan. Sin embargo, sí que dan una pista de lo que es un trabajo bien hecho. Tal vez sus leyes no nos sean de utilidad, pero sí que nos iluminarán el camino para crear las nuestras propias. Tal vez él insista en que una determinada cosa no debe estar en un manuscrito y, en cambio, a ti te parezca que es un sello importante y por el que te apetece luchar. Al final, la conclusión que yo he sacado de todo esto es que lo esencial de una buena escritura es no dejar nada al azar y que se haga todo de manera consciente. Por ejemplo, la teoría nos dice una y otra vez que tenemos que huir de los clichés, pero tal vez a nosotros nos gusten. Entonces Brandon dice: «¡A por todas!». Siempre y cuando se haga de manera consciente y sabiendo a lo que uno se expone si se utiliza esa técnica.

Una de las cosas que más me han gustado de Curso de escritura creativa ha sido la multitud de ejemplos que el autor utiliza para iluminar sus enseñanzas. Sobre todo analiza muchísimo las películas de Star Wars o la escritura de Tolkien o J.K. Rowling. Eso me ha parecido importantísimo, porque a yo suelo leer con ojo crítico para poder aprender de los demás y Sanderson se dedica a hacerte partícipe de lo que él ve. Me ha gustado coincidir en muchos de sus «avistamientos», y sin duda a partir de ahora no veré a Luke igual que antes.

¿Has escrito un libro y quieres que lo leamos?

Si es verdad que, por ejemplo, nos habla del proceso de publicación, de cómo encontrar una editorial, de los beneficios, de la posibilidad de autopublicar… Pues bien, esta parte me ha parecido la más prescindible para los autores que viven en España, porque el mundo editorial no es ni mucho menos similar al de Estados Unidos. Sin embargo, sirve como aportación de datos curiosos para ver cómo trabajan allí —y también para que se nos pongan los dientes largos cuando nos demos cuenta de las cifras que manejan los autores—. Pero quitando esto, todo lo demás, palabra por palabra, es oro.

Si os animáis a ver los vídeos, ya os adelanto que es un espectáculo contemplar a Brandon en sus clases trasmitiendo con pasión todos sus conocimientos. Pero siempre es un lujo tener sus palabras por escrito para poder recurrir a ellas todas las veces que hagan falta y seguir aprendiendo.

Deja un comentario