Perséfone a través del espejo

Reseña del libro “Perséfone a través del espejo”, de Sandra Andrés

Perséfone a través del espejo

A día de hoy, y desde mi punto de vista, puedo decir que Sandra Andrés es una de nuestras mejores autoras. No lo digo porque sí. Lo digo porque he leído mucho y a muchos autores, y el estilo de esta mujer es único. No deja de sorprenderme su ímpetu, su delicadeza a la hora de escribir, su fuerza narrativa, su originalidad, todo el trabajo de documentación que suele haber detrás de sus obras, la fantasía en estado puro que nos ofrece y su manera de jugar con el lector, de hacerle perder la cabeza en su laberinto mágico de dudas y misterio que siempre nos regala. 

Yo siempre sé, cada vez que saca un nuevo libro, que la novela en cuestión se convertirá en una de mis mejores lecturas del año. Eso me ocurrió el año pasado con La llave de Blake, y eso me ha vuelto a pasar con esta maravilla que hoy os traigo. Maravilla que es mucho más que un retelling del mito de Hades y Perséfone: Perséfone a través del espejo

Dos historias. Dos vidas, la de Casey y la de Perséfone. Casey, una chica de Filadelfia, acostumbrada a la soledad, con una madre ausente y una imaginación desbordante que le ayuda a buscar su camino como escritora. Una joven que ve mariposas negras donde los demás no ven nada. 

¿Y Perséfone? Una dulce joven capaz de dar vida, de hacer florecer la tierra, de traer luz donde hay oscuridad. Una chica cansada de su destino, de su deber, de la soledad que conlleva su vida, necesitada y atraída por algo o alguien más. 

Y las dos vidas confluyen en una, se fusionan, y la autora lo hace de tal forma que es imposible que no empaticemos con ambas, con la historia en sí, que no amemos su manera de contar este relato, con sus luces y sombras, con vida y muerte, con falsas apariencias, con giros inesperados que nos vuelan la cabeza haciéndonos dudar, pensar y no estar seguros de qué es real y qué no. 

Pero es que hay tantas y tantas cosas que quiero decir sobre esta historia que siento que la reseña se me va a quedar corta. Aun así, intentaré resumir todo lo que me ha hecho sentir Sandra con sus personajes y su relato. Y es que todo me ha resultado tan hermoso y original que quiero transmitirlo para que lo veáis a través de mis ojos, de mi espejo. 

El hecho de que al comienzo de cada capítulo haya una frase de un personaje célebre, todas y cada una de ellas relacionadas con la escritura, la imaginación y la fantasía, ya consigue que el lector se quede pensando en dicha frase, en su significado y en su relación con el capítulo que vamos a leer. Es increíble todo ese trabajo, ese tiempo que le ha llevado a Sandra preparar toda la novela, encajando piezas y creando algo tan magnífico como Perséfone a través del espejo.

Luego están las mariposas negras, ese símbolo, para mí, de transformación, de esperanza pero también de muerte. Y por supuesto también el tipo de letra que encontramos, de un estilo para los capítulos de Casey y de otro para los de Perséfone. Además, algo que me ha fascinado ha sido descubrir que todos los personajes masculinos llevan el nombre de personajes que el actor James McAvoy ha interpretado. Eso ha hecho que imagine a James con sus diferentes aspectos en cada uno de ellos, acompañando a nuestras protagonistas. 

¿Has escrito un libro y quieres que lo leamos?

Y no puedo acabar la reseña sin recalcar que este relato no es solo una reinterpretación de un mito, una historia de fantasía y misterio sin más. Perséfone a través del espejo es una novela donde la música tiene relevancia (hay una lista de canciones que podéis descargar vinculadas a diferentes momentos de la historia), y también es un canto a la literatura, a la escritura y a la vida. Un homenaje a la superación y al poder de la imaginación, de las letras y de soñar con nuestra vocación, con lo que queremos ser en esta vida y más allá. Y en ella se refleja esa capacidad de creación, de sufrimiento durante el proceso de escritura, de impotencia y soledad, pero también de alegría y felicidad cuando por fin das a luz a tu criatura, a tu obra y su mundo. 

Y todo ello con un final que deja al lector maravillado y con lágrimas en los ojos, como ha sido mi caso. Todo ello explicado de una manera cautivadora gracias a la prosa de Sandra Andrés. Con lo cual, solo puedo deciros que leáis a esta autora, que os adentreis en esta novela, en todas las que ya son y en todas las que están por venir. No os arrepentiréis. 

Deja un comentario