Una educación mortal

Reseña del libro “Una educación mortal”, de Naomi Novik

Una educación mortal¿Segundas oportunidades en el ámbito literario? A veces, pero en mi caso muy pocas, la verdad. Eso sí, en ocasiones dar una segunda oportunidad hace que veamos las cosas de una manera totalmente diferente, mejorada. Consigue cambiar nuestra perspectiva sobre algo o alguien y abrir nuestra mente a una nueva realidad. 

Os hablo de segundas oportunidades porque hace años conocí a Naomi Novik en Un cuento oscuro, y la experiencia con aquella novela fue nefasta. Quizás no fue culpa de la historia en sí, sino que llegó a mi vida en un mal momento para leerla.

Desde entonces he evitado a esta autora. Pero ahora… Ahora no me he podido resistir. Y cuando os lo explique, como ya me conocéis un poquito, lo vais a entender a la perfección.

Imaginad que llegáis a una escuela de magia. Lo que pasa es que esta escuela es mucho más peligrosa, vil y oscura que esa que aparece en vuestra mente. Impone, ¿verdad? Y encima en ella habitan criaturas sacadas de nuestras peores pesadillas. Monstruos, seres malignos y crueles, maldiciones y mucho sarcasmo.

¿Por qué digo lo del sarcasmo? Bueno, porque la protagonista con la que os vais a topar va a ser la reina del humor negro y ácido. Una heroína especial, diferente y muy oscura.

Esto, queridos lectores, es Una educación mortal. Y a pesar de las bajas expectativas con las que entré en esta diabólica escuela llamada Escolomancia, debido a la mala experiencia con la autora, cierto es que no pude resistirme a probar este plato después de comprobar los ingredientes que contenía.

Y os seré sincera. Esta novela me ha sorprendido muchísimo. Esa combinación macabra de ingenio, cuentos infantiles oscuros, monstruos y humanos aún peores que estos, ha conseguido que haga las paces con Naomi Novik y que no me arrepienta de haberle dado una oportunidad a esta historia.

Fijaos cómo es la cosa que a pesar de que la novela está dividida en capítulos largos y con pocos diálogos, —justo lo que a mí no me gusta— en este caso concreto sí me ha convencido. ¿Por qué? ¿Cuál ha sido el truco entonces? Yo creo que el gran mérito recae sobre su protagonista. Galadriel —aunque prefiere que la llamen El— y yo hemos congeniado desde el primer momento. Me ha encantado escuchar lo que nos cuenta y experimentar sus sensaciones y percepciones. La verdad es que me he encontrado muy a gusto en su piel y me he visto a mí misma en mi adolescencia.

Aunque a primera vista El pueda asemejarse más a una villana que a una heroína, realmente no es ni buena ni mala, tiene mucho carácter, no tiene pelos en la lengua y prefiere ser una marginada a lamerle el culo a los héroes y a los populares del colegio.

Una chica que a pesar de estar predestinada a ser una maléfice, una hechicera oscura con inmenso poder destructivo, intenta seguir el buen camino y sobrevivir a la vida, al mundo y a la sociedad que le ha tocado utilizando las armas que tiene, usando el sentido común y evitando el camino fácil que traerá su corrupción a la larga. Un alma solitaria, inteligente, mordaz, realista y con las cosas claras, dispuesta a superar los obstáculos y a destruir a los monstruos que se interpongan en su camino.

Por eso, desde mi punto de vista y a pesar de desarrollarse en un mundo ficticio y en un colegio mágico y tenebroso, esta historia tiene muchas similitudes con nuestro mundo y nuestra sociedad. Todos hemos sido adolescentes perdidos buscando nuestra identidad en un entorno donde siempre hay, ha habido y habrá compañeros crueles; compañeros populares, guapos y con un futuro ya hecho a medida; o compañeros que se dejan seducir por el camino fácil que les lleva al agujero de las drogas, la corrupción y la muerte.

¿Has escrito un libro y quieres que lo leamos?

Pues todo eso está reflejado en Una educación mortal. Una novela interesante y diferente que os hará reír, disfrutar y reflexionar al mismo tiempo. Una novela  con sustos que lograrán que vuestra adrenalina se dispare cada dos por tres por el peligro constante al que nos somete la autora.

En resumen, la experiencia me ha dejado exhausta después de llegar a la última página, ansiando saber qué pasará en el siguiente volumen de esta trilogía de fantasía oscura. Así que, no tengáis miedo a que os enseñen educación, siempre y cuando sea de la mano de El Higgins, la nueva Miércoles del siglo XXI.

Deja un comentario