Publicado el

Una épica de los últimos instantes

Una épica de los últimos instantes

Una épica de los últimos instantes, de Matías Bauso

Una épica de los últimos instantes

Este libro fue un verdadero descubrimiento. Sería difícil describirlo en una reseña pues nunca podría abarcar todo lo que este autor quiso expresar sobre un tema tan delicado como la muerte. No hicieron falta golpes bajos o historias fantásticas para escribir sobre el fin de la vida. Matías Bauso decidió tomar el camino más laborioso, el de la investigación, y así comenzar a describir de manera perfecta diversas circunstancias referidas  a la muerte. Epitafios, situaciones límite, rituales y palabras de suspiro son algunos de los temas a los que se refiere este autor para desarrollar un libro impecable.

Una épica de los últimos instantes está divido en varios capítulos que cuentan, en forma de ensayo, diferentes situaciones relacionadas a la muerte. Uno de los primeros textos del libro se refiere las últimas palabras de personas ilustres en la historia. Si bien en nuestras mentes podría parecer que el instante antes de morir es eterno y romántico, la realidad indica que es muy poco tiempo para pensar y expresar la última frase que dejaremos en este mundo. Con la intención de rescatar las más interesantes, Bauso nos presenta las últimas expresiones de personajes que van desde Henry James hasta Jean Cocteau, sin olvidar algunos próceres argentinos.

Pero el fin de la vida no se mide sólo en palabras. Existen situaciones, que planeadas o no, nos dejan al filo de la muerte o nos permiten reflexionar sobre ella. En esa dirección se escribieron el resto de los capítulos de este libro que incluyen epitafios destacados, y otros contextos referidos a la muerte como las tradiciones orientales, la pena capital, los suicidios y los daños ocasionados por la bomba atómica.

Una de las joyas que incluye el ejemplar es un apartado donde el escritor se dedica a comentar algunas pinturas que están referidas al fin de la vida. Si bien los comentarios no están acompañados por la imagen del cuadro, las palabras nos permiten pensar en la situación que se vive dentro de la pintura.Se recorren obras que van desde el siglo XIV hasta la actualidad. Algunos  hasta pueden ser fácilmente reconocidos como La muerte de Marat, de Jacques-Louis David, que proyecta un triste panorama al presentar un cuerpo recostado sobre un costado de la tina.

El gran mérito de este libro es la investigación que afrontó el escritor en la que puso en juego todas sus habilidades como periodista. La idea de escribir sobre la muerte es sólida y arriesgada si se tiene en cuenta que se trata de un tema tabú al que todo el mundo le escapa (aunque sea lastimosamente inevitable). Una épica de los últimos instantes trata de abarcar todas aquellas situaciones que nos permitan reflexionar sobre los últimos momentos pero también sobre la vida, pues nadie puede dejar de imprimir su personalidad aún en la situación más extrema.

Leer sobre la muerte nunca es sencillo, pero sin duda se vuelve mucho más placentero cuando el libro es tan respetable como Una épica de los últimos instantes. Lejos de querer defraudar, se convierte en un ejemplar de calidad, donde el tema es tomado con la máxima rigurosidad para evitar dañar zonas sensibles. No sólo nos permite reflexionar sobre el fin de la vida, sino que nos da un pantallazo de la magnitud que significa dejar este mundo.

Georgina Marrapodi

georginamarrapodi@librosyliteratura.es

3 comentarios en “Una épica de los últimos instantes

  1. No me interesa este tipo de libros

  2. Participa en nuestro debate de literatura http://www.facebook.com/pages/Confesiones-de-una-mente-lectora/130242150346582?v=app_2373072738&ref=ts y crea los que quieras. Te esperamos!

  3. Pues eso Geogina, que es un tema bastante duro este que trata el libro. No sé si leeré o no el libro, pero te aseguro que me ha gustado la reseña, y me he dado cuenta de que en varias ocasiones hablas del fin de la vida en vez de mencionar esa otra palabra que tan poco nos gusta a todos.

    Ahora pensaré seriamente lo que voy a decir siempre antes de hablar, no sea que diga una tontería y esas sean mis últimas palabras (jejeje) perdona era solo por desdramatizar.

    Un abrazo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *